"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 19 de septiembre de 2016

Esbozo de un Tuxpeño Distinguido

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

Entre los tuxpeños distinguidos es poco conocida la personalidad de MANUEL CHAO ROVIRA, un hombre al que los avatares de la vida lo llevaron a participar activamente en la Revolución Mexicana, en cuyo telúrico movimiento social se ganó a pulso un destacado lugar.

No es hipérbole afirmar que Manuel Chao quién como militar llegó a alcanzar el grado de General de División cambió el destino de México al intervenir en favor del General Álvaro Obregón, para evitar que el también General Francisco Villa lo pasara por las armas en Santa Rosalía Camargo, Chihuahua, como consecuencia de las desavenencias que éste tuvo con D. Venustiano Carranza, allá por el año de 1914. Este hecho, desde luego, influyó decisivamente en la historia de nuestra Nación. Como es de todos conocido, con el transcurso del tiempo el Gral. Álvaro Obregón llegó a ser Presidente de la República y a su vez se fue fortaleciendo el Gral. Plutarco Elías Calles, quién a su vez también logro la Primera Magistratura, y en su oportunidad el referido Gral. Elías Calles fundó el Partido Oficialista (P.R.M) que hoy se identifica como el Partido Revolucionario Institucional. Pues bien: Si se hubiera pasado por las armas el Gral. Obregón, otra hubiera sido la trayectoria del Gral. Elías Calles, quien por supuesto, jamás hubiera tenido la oportunidad de incubar al P.R.I., pero al margen de la anécdota, vayamos con nuestro biografiado. 

Manuel Chao Rovira, nació en la Ciudad de Tuxpan, Veracruz, en el año de 1883, donde realizó sus primeros estudios actividad que compartió con labores del campo. Más tarde en la Ciudad de Xalapa, estudió Escuela Normal del Estado, fundada y dirigida a la sazón, por el insigne Maestro Heinrrich Conrad Rébsamen. 

En el transcurso de la primera década del siglo se trasladó a la Ciudad de Durango, Dgo. A ejercer su profesión, llegando a ser director de la Escuela “Nombre de Dios” en 1910 se adhirió al movimiento Maderista en la población de Baqueteras. Llegó al grado de Teniente Coronel y más tarde se incorporó al Constitucionalismo, para despúes militar en la famosa División del Norte comandada por el Gral. Francisco Villa, dirigió la Segunda Brigada del Cuerpo del Ejercito del Norte y encabezó al Estado Mayor, como jefe de artillería participo en las acciones de Santa Bárbara, Ciudad Camargo, Hidalgo del Parral, Bachimba, Gómez Palacio y Torreón Venustiano Carranza lo ascendió a General, y a partir del año de 1914, se desempeñó como Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua a sus escasos 32 años de edad, y precisamente fungiendo como tal intervino, como ya se mencionó, ante Francisco Villa para evitar el fusilamiento de Obregón quién ya se encontraba en capilla. Más tarde el propio Francisco Villa trató de deponerlo como Gobernador, siendo defendido y sostenido por Venustiano Carranza. Al término de su mandato fue sustituido por Fidel Ávila.

En Junio de 1914 iba a tomar el mando de la escolta de Venustiano Carranza, pero ante la decisión de los Villistas de tomar la Plaza de Zacatecas, se incorporó en el Cerro de la SIERPE, cuya toma fue decisiva para cambiar el curso de la batalla en favor de los villistas.

Asistió a la Convención de Aguascalientes en Octubre de 1914 y fue miembro de su Comisión de Gobernación. Más tarde fungió como Gobernador del Distrito Federal (Regente) durante la presidencia de Eulalio Gutiérrez, entregándole el cargo a Vito Alessio Robles. Ascendido a Divisionario, Villa lo designo, junto con el General Felipe Ángeles, Delegado a la Conferencia Internacional para la organización de un Gobierno que unificara a las diversas facciones revolucionarias. Combatió al carrancista Manuel C. Lárraga en Tamaulipas. Aliada a las fuerza de Tomás Urbina, combatió sin éxito en El Ébano San Luis Potosí. 

Al ser derrotado marchó a un país centroamericano en el cual fue habilitado como Ministro de la Defensa Nacional. Regresó al país en 1923 para unirse a la rebelión De la Huertista, junto con los Ex villistas, Hipólito Villa, Nicolás Fernández, Jesús Moreno y Jesús Villanueva. Fue segundo jefe del movimiento en Chihuahua. Y finalmente murió fusilado en Jiménez, Chihuahua, por órdenes de Álvaro obregón, a quien paradójicamente él le había salvado la vida. 

En estos tiempos modernos, en que tantos impostores son objeto de reconocimientos oficiales y van de un lugar a otro cubiertos de mantos de notoriedad, se antoja increíble que personajes de un General Manuel Chao, destacado a nivel nacional, permanezca arrumbado en el desván del olvido. 
Por piedad omito el nombre, pero…resultaría cómico si no fuera por lo trágico, que por ejemplo exista una escuela primaria que lleve el nombre de un señor que ni siquiera sabía leer y escribir, y que los únicos libros con lo que estaba familiarizado eran los libros viscerales de las reses destazadas que expendía en su carnicería, o quien un jardín de Niños ostente el nombre de un ex director de Educación Física del Estado fallecido en un accidente de carretera. Casos como estos botones de muestra existen muchos y sobre esa particular prometo tratar el tema a futuro, pues por mera sanidad me siento en la obligación de participar en la depuración del medio ambiente social. Por lo pronto se me ocurre esbozar esta pregunta: 

¿Qué acaso no sería posible que en un acto de justicia se honrara la memoria del distinguido tuxpeño, Gral. Manuel Chao Rovira, perpetuando su nombre en una de las calles de Tuxpan?



Sobre el material gráfico complementario relativo al General, Manuel Chao Rovira: La Bandera era el estandarte de su brigada, el billete bancario lleva su firma como Gobernador, así como una copia del Periódico Español que reprodujo parcialmente la columna del Cronista de Tuxpan, Salvador Hernández García y la correspondencia que le dirigió desde España un familiar del citado personaje tuxpeño distinguido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.