"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 13 de febrero de 2017

¿SUEÑO GUAJIRO?...

...Que los candidatos a integrar el futuro gobierno municipal de Tuxpan sean del partido que fuere que sean los más aptos y capaces con reconocida solvencia moral

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

De acuerdo con su concepto clásico el Municipio es el espacio territorial en donde se congregan en conjunto los habitantes de un mismo término jurisdiccional, regido en sus intereses vecinales por un Ayuntamiento electo por ellos en forma directa, libre y democrática cuya función será la de administrar sus intereses públicos, y desde el punto de vista socio-político, es el tipo institucionalizado de la asociación de vecindad.

En consecuencia se puede definir el Municipio como la Institución primaria socio-política por excelencia, ya que precisamente es en el Municipio en donde se institucionaliza la convivencia social como cimiento de la estructura de la Nación, y en efecto la Entidad Municipal es la más directamente vinculada al individuo, después de la familia y la asociación vecinal.

Por lo que respecta a los Ayuntamientos estos deben de ser elegidos democráticamente con base en las propuestas nominativas para determinado cargo edilicio por parte de los Partidos Políticos, cuyas dirigencias en sus respectivos casos deben de ser lo suficientemente responsables para postular a sus elementos más calificados en la función, el servicio público y el arte del buen gobierno.

No se debe perder de vista que dignificar un Ayuntamiento es dignificar al Municipio. Es respetar al ciudadano, a la familia, a la sociedad en su conjunto, al Estado y a la Patria, y por ello los Partidos políticos están en la obligación de asumir la responsabilidad de ofertarle el ciudadano las mejores propuestas, proyectos y programas de Gobierno que sean susceptibles de ser cumplidas por sus elementos  más aptos y capaces, en el caso de ser avalados como sus representantes por la voluntad ciudadana.

Partiendo de ésta consideración resulta obvio inferir que todo aquel Partido Político que se respete tanto a sí mismo como al elector, y que como en el caso actual esté involucrado en el presente Proceso Electoral Municipal de Tuxpan, por la más elemental ética y moral está obligado a deslindarse de toda esa cáfila de oportunistas y logreros auto-improvisados en candidatos a Síndicos y Regidores, lo cual no sería muy difícil de hacerlo si es que hay voluntad para ello, ya que esa morralla de temporal es fácilmente identificable, y el Partido Político que así no lo hiciere estará insultando la inteligencia del electorado que, en su caso, podría apelar al recurso de abstenerse de votar o en otro caso de castigar con el voto duro al Candidato a Alcalde cuya alcahuetería haya permitido que los Cárteles de las franquicia partidistas le hayan sembrado en sus planillas a personas descalificadas en el ejercicio de la función pública y en el peor de los casos a algún presupuestìvoro rufián de borrascoso pasado y turbios antecedentes criminales como fácilmente se puede demostrar.

Y si éstas alturas, usted amigo lector o en su caso elector, le hace cosquillas la curiosidad por querer enterarse de los motivos que han provocado esta parafernalia, le corremos traslado de los intríngulis del caso, que se originó, precisamente, como consecuencia de la Reforma Electoral promovida (Dic. 6 de 1977) por el frívolo protagonismo y la insania mental del Presidente José López Portillo, quien sin medir consecuencias tramposas a futuro, introdujo el principio de representación proporcional en los Ayuntamientos, dando con ello origen bastardo a los regidores de partido, bajo el supuesto de que con esa medida se le daría pluralidad a los Cuerpos Edilicios y adicionalmente se canalizaría las encontradas corrientes políticas, más sin embargo Pepillo, al dejar este zahuàn abierto y sin tranca a la vista, dio lugar a que el chiquitaje opositor acudiera en masa a contender en las elecciones Municipales, ajeno a la pretensión de hacer triunfar a sus candidatos a Alcaldes, sin para tener acceso directo a los regidores de representación proporcional que por lo regular suelen ser familiares de los mafiosos electoreros que regentean las franquicias partidistas.

Y en el caso presente me hago solidario con la VOX POPULI que se ha pronunciado en el sentido de exigir que tanto las dirigencias Partidistas como las cúpulas mandonas incrustadas en ella, cumplan con sus obligaciones estatutarias y sean afines a sus respectivas declaraciones de principios, conformando sus planillas edilicias de acuerdo a las normas electorales que señalan: (Arts. 22 y 25 de la Ley Federal Electoral) “Los Partidos Políticos determinarán, necesariamente, un sistema de elección y selección interna para designar a sus candidatos que sostengan en las elecciones, subordinándose previamente a un programa y método de educación política de sus miembros”, que es, precisamente lo que éstos dispensadores de favores están pasando por alto, valiéndoles Madres los intereses del Pueblo Tuxpeño el cual merece el mayor de los respetos, ya que se trata de administrar los intereses públicos de la colectividad y no los particulares de las cúpulas mandonas partidistas.

LO DICHO COMENDADOR.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.