"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

jueves, 23 de marzo de 2017

Pepe Bache: Guante de Oro tuxpeño

VARIEDADES

Por: Camilo Hernández.

Esta ocasión compartimos con Ustedes una entrevista con todo un personaje tuxpeño, cuya partida en el viaje sin retorno en marzo del año pasado enlutó al mundo del béisbol, donde logró trascender hasta las Grandes Ligas y ser Campeón en la Liga Mexicana, poniendo muy en alto el nombre de Tuxpan y Veracruz, en aquellos tiempos de otros gigantes del béisbol como su gran amigo también veracruzano, Beto Avila. 

Apenas hace poco tiempo el gran segunda base durante la época dorada del béisbol en nuestro país, fue invitado especial durante la inauguración del Estadio de Béisbol en Santiago de la Peña que lleva su nombre y que fuera remodelado como sede del entonces Equipo Tigres Tuxpan, donde recibió un reconocimiento por su destacada trayectoria por parte de la pasada Administración Municipal. 
“El béisbol es mi vida”, con esa frase inició la entrevista de un personaje sobresaliente en el ámbito deportivo, se trata de Don Pepe Bache –quien falleció a los 92 años de edad-, el único tuxpeño que tras consolidarse como figura del medio beisbolistico, fue distinguido para formar parte del Salón de la Fama en Monterrey, Nuevo León, por el año de 1983.

En aquella época recibió de manos del expresidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, el pesado anillo, que conservó como uno de sus mas gratos recuerdos, no sólo por su valor deportivo, sino además porque su gran amigo Beto Avila (q.e.p.d.), evitó que se lo robaran, ya que acostumbraba traerlo en la bolsa del pantalón, entonces su amigo, quien fuera otra estrella veracruzana en el béisbol, le pidió que se lo pusiera en la mano, y le hizo caso, quedando asombrado más tarde cuando le robaron el estuche donde lo portaba. 

Con los ojos a punto de soltar lagrimas, lamentó profundamente el fallecimiento de su entrañable amigo, Roberto Avila González “Beto Avila”. 

Nacido el 25 de mayo de 1923, José Darío Bache Escabecho, “Pepe Bache” como todos lo conocen, tuvo sus inicios en el rey de los deportes a los 17 años de edad, militando para el equipo Perforación de Poza Rica en 1944. Con ese equipo jugó en la Liga Invernal Metropolitana, enfrentándose a los cuadros de León, Jalisco, Chileros de Xalapa, Juárez, Loreto y Aztecas, entre otros.

Continuó comentando que en la temporada de verano de 1945 llegó a la Liga del Centro jugando para el equipo de Fresnillo, Zacatecas en la posición de tercera base, donde luego de una excelente temporada fue premiado con los trofeos como mejor tercera base de la liga, primer lugar en dobles conectados, primer lugar en carreras producidas y segundo lugar de bateo.

A mediados de ese mismo año, regresó a defender la camiseta de Poza Rica en la Liga Invernal Metropolitana jugando como senter fielder. Y al observar sus habilidades, lo invitaron a jugar en la Liga Mexicana; no sin antes trazar un récord de 17 lances en segunda base con Poza Rica. 

Es así como en 1946 debuta con los Sultanes de Monterrey, dirigidos en aquel entonces por “el Príncipe Azul”, Lázaro Salazar, cubriendo la segunda base o como short stop. En ese mismo año buscando mejorar sus ingresos, se incorporó al cuadro de los Saraperos de Saltillo de la Liga Nacional.

Hacia el año de 1947, Pepe Bache, narró que vuelve nuevamente a participar en la Liga Mexicana con los Sultanes de Monterrey, coronándose campeones. Sin embargo, el récord mundial de “7 doble plays en juego de 9 entradas”, que hasta la fecha no ha sido superado, lo marcaría teniendo como compañeros a Toledo, “Kelo” Cruz y Capetillo el 06 de octubre de 1949, jugando con los Tecolotes de Nuevo Laredo, que estaban dirigidos por Agustín Bejarano, donde Bache era capitán de campo. Se desarrollaba en esa fecha un encuentro contra el equipo Rojos del México, mismo que finalizó en empate.

Fue jubilado de PEMEX, vivió en Poza Rica y visitaba Tuxpan para estar con sus amigos como el Almirante, Eduardo Bache Lorenzo -casa en la cual se desarrolló la entrevista-.

Durante el mismo 1949 militó con Hermosillo en la Liga de la Costa, donde ganó el campeonato de bateo, superando la cifra de 0.300, que sólo habían logrado Raymond “Mamerto” y Dandrige, precisó.  

Con números que demostraban su alta calidad como jugador, en 1950, formando parte de los Tecolotes de Nuevo Laredo, abriría el camino para que los mexicanos pisaran campo Estadounidense; ya que los Directivos de ese equipo establecieron la primera transacción en la que es vendido un pelotero mexicano a un equipo de la Unión Americana.

Fue así como el beisbolista con raíces tuxpeñas se integra a las filas de los Padres de San Diego de la Costa del Pacífico, y más tarde pasa al Tacoma Washington. 

En Estados Unidos jugó desde 1950 hasta 1955, con varios equipos entre los que se encuentran: Scranton Penn, Lewiston, Idaho, Laredo y San Antonio Texas. En ellos tuvo una destacada participación, tan es así que en la temporada 1950-51, fue considerado el pelotero mas valioso y popular del año. Razón por la cual los propios aficionados le organizaron tres homenajes. Poco después, en 1953, obtuvo un segundo lugar en bateo y primero en fildeo.

Militando con Galveston en 1955, recuerda el brillante pelotero –quien empezó sus primeras prácticas en el Campo Damián Carmona de Tuxpan-, que es cuando pasó a los Tigres de México; y en 1957 se une al cuadro de los Leones de Yucatán, donde como short stop impone récord y gana los primeros lugares en bateo y fildeo. Más tarde, en 1959 regresa con Petroleros de Poza Rica donde jugó hasta 1963, cosechando varios triunfos.

Fue de esta manera como Pepe Bache, jugando durante 20 años, se convirtió en un gigante de béisbol, siendo para orgullo de todos nosotros, tuxpeño. Su posición predilecta fue la segunda base, mientras que en la camiseta portaba el número 12, su favorito. 

Ejemplo para las nuevas generaciones, Don Pepe Bache continuó disfrutando del béisbol, sólo que ya no dentro del campo, sino reviviendo los recuerdos cuando observaba jugar a sus equipos Yanquees y Atlanta por el televisor.

Amén de su destacada trayectoria en el rey de los deportes, existe un dato muy curioso de José Dario Bache, debido a que en el ámbito deportivo comenzó jugando fútbol, y lo hizo durante cinco años en la posición de portero, defensa, o medio. No obstante, su vida dio un giro total, porque en Poza Rica, el entonces Superintendente de PEMEX, Jaime J. Merinos, como amante del béisbol otorgaba oportunidades de empleo a los jóvenes que se interesaban por destacar en esa disciplina deportiva, es entonces que por cuestiones de trabajo Pepe Bache decide incursionar en el béisbol, logrando muchas glorias. 

Padre de tres hijas: Carmen, Graciela, Martha Lorenia y Ana Luisa; y esposo de la Señora Graciela Morales de Bache, el entrevistado dijo que por cuestiones de salud decidió retirarse por completo del medio beisbolero, debido a que como manager su pasión era muy intensa y le afectaba. Esto sólo lo hizo en cuatro ocasiones, cuando dirigiendo a equipos amateurs de la región, logró hacerlos ganar el campeonato, entre ellos el de Barra Norte de Tuxpan y Perforación de Poza Rica.

Concluyó dejando un mensaje a los jóvenes interesados en el béisbol: “Los triunfos se logran con mucha práctica, y asimilando los consejos de los veteranos”. 
*** Q.E.P.D. Don Pepe Bache, un grande del béisbol, orgullosamente tuxpeño, persona de trato amable y carismático, de amena plática, llena de recuerdos y anécdotas.
  
D.M. Nos saludamos hasta la próxima entrega -jueves-. 

“Cada semana un tema diferente”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.