"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 4 de septiembre de 2017

La Laguna de Tamiahua y su problemática ecológica

Por: Salvador Hernández García 
Cronista de la Ciudad 

Con una superficie de 81’369 hectáreas y 59 Chs., (813’695.9 Kmts. 2) de extensión territorial, al Municipio de Tamiahua le da asiento a la Villa de ese nombre como cabecera, a 17 Congregaciones y 51 rancherías. 

Este Municipio está situado en el Litoral del golfo de México, el en el extremo norte del Estado de Veracruz, localizándose en las coordenadas de 21º 17’ Latitud Norte y 97º 27’ Longitud Oeste, siendo su altitud promedio en relación con el nivel del mar, de 10 mts. Aproximadamente (Municipio en conjunto) y limita al Norte con el Municipio de Ozuluama, Laguna de Tamiahua y en la franja terrestre de Cabo Rojo con Tampico Alto; al Sur con los Municipios de Tuxpan y Álamo-Temapache; al Este con el golfo de México; al Oeste con los Municipios de Tamalìn, Chinampa de Gorostiza, Amatlàn-Naranjos, Tancoco y con una mínima proporción de Cerro Azul. 

Sus 17 Congregaciones llevan los nombre de: Acala, Ajoquentla, Balcázar, Cafetal, Dr. Lavista, El Mesón, El Anono, Natanjal, La Reforma, La tinaja, Majahual, Ojital, Palma Sola, Raya Oscura, San Marcos, Tanhuijo y Tampache. 

Sus rancherías son 51 y llevan los nombres siguientes: Aguacatal, Isla, Barra de Corazones, Nueva Vista, Benito Juárez, Cebadilla, Cuecillos, Coyolar, Chijolar, El Brujo, El Coyol, El Salto, Francisco I. Madero, Francia, Francisco González Bocanegra, Hormiguero, Isla del Ídolo, La Labor, Encarnación, Laja Pietra, Laja Blanca, La Puntilla, Las Flores, La Zanjita, Loma de Chote, Las Mesillas, Naranjalillo, Moralillo, Papatlar, El Piñal, Paso Grande, Paso de San Lorenzo, Palo Blanco, Poza Honda, Paso del Norte, San Sebastián, Tierra Blanca, La Soledad, San Juan, Tanchonchìn, Tierra y Libertad, Tres Garantías, Totolapa, Tecocoy, Tantalamos, Tenechaco, Tarabitas, Venustiano Carranza, Paso de León, Paso Real, Tampiquillo, Col. Benito Juárez y Xonacate. 

Cuenta con una población que sobrepasa los 38 mil habitantes, y además de su extensión de tierra firme, incluye una superficie lacustre adicional como lo es la Laguna de Tamiahua, que tiene 110 kilómetro de Longitud por una media de 25 kmts. De anchura, y en su seno se localizan importantes Islas como la de Juan A. Ramírez, la del Ídolo, la del Toro, la de Pajaritos, la de Burros y otras menores. 

Tales son las características físico-geográficas del Municipio de Tamiahua, al que la naturaleza le dotó generosamente con una gran diversidad en su territorio, que incluye sierra, llanura costera, costa litoral marina y una extensa laguna interior intercomunicada con el mar, lo que en su caso coloca a este Municipio como uno de los mas ubérrimos y aptos de la Entidad Veracruzana para desarrollar un gran potencial de producción agropecuaria y particularmente pesquera, mas sin embargo ocurre, que a pesar de todo ello… 

Tradicionalmente no ha habido tal, a despecho de que están dadas todas las condiciones para que Tamiahua se proyecte en sintonía con sus recursos, y entre otras de las causas que lo han impedido, podría citarse el descuido que las Autoridades Municipales y particularmente el anterior Gobierno, han mostrado para conservar el equilibrio ecológico de su Medio Ambiente, de la naturaleza misma y particularmente de la Laguna que lleva el nombre de la Villa y Municipio, así como del resto de sus cuerpos de agua. 

Por regla general tanto propios como extraños suelen reconocer que la Laguna de Tamiahua es estimada como la mayor fuente de producción pesquera del Estado de Veracruz, empero esta producción empezó a decrecer a partir del año de 1964, cuando la Empresa Paraestatal PEMEX empezó a realizar perforaciones exploratorias dentro de la propia Laguna, ocasionando con ello una fuerte contaminación que trajo como consecuencia un drástico descenso de la producción pesquera relacionada con todas las especies, sin que las Autoridades Locales denunciaran oportunamente éstos hechos ante las Autoridades correspondientes, a efecto de que éstas tomaran cartas en el asunto para obligar a la citada Empresa a aplicar los mecanismos necesarios contemplados para éstos casos, en los que el desarrollo industrial está obligado a convivir en perfecta armonía con la naturaleza. 

Jamás se tomó en cuenta que en la Laguna de Tamiahua la práctica pesquera absorbe una alta proporción de la fuerza laboral de la población, significándose como la mayor fuente económica del Municipio, y al desentenderse de esa realidad, ello provocó que la Paraestatal PEMEX continuara agrediendo en forma criminal e impune a la naturaleza contaminando en forma irreversible las aguas de la Laguna. 

Y no se hizo nada para impedir tan criminales acciones de PEMEX, a pesar de que Instituciones no Gubernamentales como lo son la Universidad Autónoma de México, el Instituto Politécnico Nacional y la Facultad de Biología de la Universidad Veracruzana realizaron y dieron a conocer públicamente sendos estudios bioecológicos, considerando que el problema de la contaminación de la Laguna ya se había hecho presente y sus efectos nocivos ya se habían demostrado, así como sus costos económicos, ecológicos y sociales y que habría que pagar irremediablemente. 

Un cuadro estadístico de esa época según los estudios de referencia en relación con la producción pesquera, nos señala lo siguiente: 

OSTION.- Producción en 1964, 4 Millones de toneladas; en 1966, I Millón 200 mil toneladas; descenso: 2 millones 800 mil toneladas. 

CAMARON.- Producción en 1964, 88 mil toneladas; 1966, 56 mil toneladas, y en 1969, 24 mil toneladas, para un descenso total de producción de 64 mil toneladas. 

ROBALO.- Producción en 1964, 4 mil 200 toneladas; en 1965 sólo 400 toneladas, para un descenso total de 3 mil 800 toneladas. 

El caso más dramático ocurrió en la especie denominada: 

CATAN.- Producción en 1964, 0.100 toneladas, en 1965, 0.010 toneladas para un descenso de 0.090 toneladas. En la actualidad esta especie está prácticamente extinguida. 

La magnitud de ese pago y costo socio-económico y ecológico ha sido tan grande que merece reconsiderarse, y lo menos que se puede hacer para evitar mayores daños es que las Autoridades Municipales se pongan las pilas y apelen como gestores a todas las instancias e Instituciones Federales y Estatales, a efecto de que estos dos niveles de Gobierno a través de sus dependencias acudan al rescate de la Laguna de Tamiahua, que no sólo es de Tamiahua sino de toda la humanidad, como lo es también de la flora que crece en sus riberas; así como de la fauna marina, subacuática, de concha, piel y escama; de las tortugas y otros reptiles que depositan sus huevos en sus playas; de los roedores y otros animalillos de pelo que habitan en sus manglares; de las aves nativas y migratorias y de los insectos y bichos voladores que le dan continuidad a la interminable cadena ecológica. 

Bajo esa consideración, para este columnista no resulta ocioso recomendarle con todo el respeto que se haga necesario al próximo Gobierno Municipal de Tamiahua, que independientemente de dedicar sus afanes a organizar eventos tales como “La Feria del Ostión” y el “Carnaval de Tamiahua”, también le dediquen parte de su tiempo a atender el problema al que se ha hecho mención, que al fin y al cabo hay tiempo para todo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.