"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 4 de diciembre de 2017

Las tierras de Tochpan…herencia de Tecatecle

Por: Salvador Hernández García 
Cronista de la Ciudad. 

En su monumental obra LA HUAXTECA VERACRUZANA, su autor, el antropólogo e historiador D. JOAQUÍN MEADE, destaca (pág. 216) lo siguiente: “El 30 de Enero de 1542 se decía que TECATECLE, Indio Gobernador del Pueblo de TOMILCO, andaba alborotando a los naturales del mismo y por dicho motivo el Virrey le prohibió que entrase a los Pueblos de Tamiahua y Tamaos”. 

Tiempo atrás, en el año de 1527, el Rey de España, Carlos V., a través de una Cédula Real ordenó. LOS INDIOS SERÁN GOBERNADOS ÚNICAMENTE POR SUS CACIQUES Y A LA MUERTE DE ESTOS POR SUS HIJOS QUE TENIENDO EL TÍTULO DE REY O SEÑOR NATURAL DE LA TIERRA. 

Coincidiendo en tiempo, tanto el Señorío Huaxteco de TOMILCO-TABUCO-TOCHPAN como gran parte de los Señoríos vecinos, una vez pacificada la Huaxteca, por disposición directa de Hernán Cortés, le habían sido asignadas en Encomienda a uno de sus soldadotes de nombre Andrés de Tapia, cuya progenie les explotó hasta por las dos generaciones siguientes. 

De acuerdo con los usos y costumbres impuestos por los conquistadores, al Cacique natural y/o Indio Cabeza, le hacían consentir su condición como tal aunque en la práctica era utilizado como capataz, y si por una parte muchos de ellos se ajustaron a tal condición, TECATECLE, en su caso, se rebeló de hecho a tal vasallaje y hasta su desaparición física nunca dejó de reclamar que los naturales eran los auténticos dueños originales y permanentes de dichas tierras, reclamo y consigna que se perpetuó en el ánimo de las generaciones indígenas sucedáneas en el trascurso de los dos siglos siguientes, hasta que un día del año de 1759, los pobladores de Tuxpan obtuvieron la MERCED REAL del Rey de España, del reintegro de sus tierras (El paraje de El Palmar) deslindadas del llamado “Marquesado de Uluapa”, en atención a los justos reclamos de los TEENEK nativos. 

A la sazón y de acuerdo con el Padrón de Población, habitaban su espacio territorial, 132 Españoles, 452 Pardos y 328 Indios Huaxtecos. Formaban su caserío 4 manzanas perpendiculares a su Parroquia, 4 rancherías nombradas manzanas de Río, siendo ellas las ubicadas en los Esteros de “El Higueral”, “El Zapotal”, “El Palmar” y al de “La Laja”. Poco después se expandió el territorio con la incorporación de las manzanas de “Río Viejo”, el barrio de “El Carmen” y la Ensenada e Isla de “Juana Moza”. 

Cabe consignar a estas alturas que el llamado “Marquesado de Uluapa” que incluía la gran hacienda de “BUENA VISTA”, la recibió en herencia de 1751, el señor Alejandro Cossio y Estrada, hijo que fuera de Doña Luisa de Acevedo, quien a su vez fuera titular del Vínculo y Mayorazgo que fundó D. Alonso de Acevedo, en cuyo territorio se incluía a sí mismo “San Marcos” y “Ajoquentla”, al evolucionar éste extenso territorio, se crearon a su vez las Haciendas “Asunción”, “Santiago de la Peña” e “Isla de los Potreros”, en cuya superficie se fue incrementando la Población de Tuxpan en su condición de aparceros hasta el año de 1846. 

En esas condiciones se origina el movimiento insurgente de la Independencia de México (1810) y a partir de entonces Tuxpan es escenario de diversos combates librados entre Realistas e Insurgentes, situación que prevalece hasta la firma de los TRATADOS DE CÓRDOBA (1822), y al protocolizarse con ello la Independencia de México se suceden constantes movimientos sociales destacando entre otros la instalación del Congreso Constituyente de la Nación (1823) que divide el Territorio Nacional en 23 Estados y 4 Territorios, designando al General Guadalupe Victoria como presidente de la naciente República Federal de México. 

En 1826 como consecuencia de la aplicación de la Ley Orgánica del Estado de Puebla, con los Partidos de Tuxpan y Chicontepec se crea el Departamento de Tuxpan, ese mismo año se inicia la Instrucción Pública entrando en funciones la primera escuela primaria que funciona bajo el sistema Lancasteriano, y 2 años después Tuxpan adquiere la categoría de Villa mediante un decreto promulgado por el General Antonio López de Santa Ana y colateralmente es habilitado como Puerto de Altura Provisional (Ley No. 472 Abril 18 de 1826) y se crea a la vez la Receptoría Marítima (Aduana), dicho suceso atrae la migración de personas provenientes de Europa, particularmente de España, Francia, Italia, E.U. y otras nacionalidades (Chao, Basañez, Deschamps, Lafforet, Fano, Pardenilla, Pego, Juncal, Allica, Eckard, Boyd, etc) dispuestos a explotar esa estructura y tiempos después a mediados de 1838 un levantisco General de nombre Esteban Moctezuma encabeza un movimiento, el primero de los 4 que eventualmente ocurrieron y que se fueron sucediendo con el mismo fin, tendiente a crear con todos los pueblos de las Huastecas Potosina, Tamaulipeca, Hidalguense, Poblana y Veracruzana, el Estado Huasteco de Iturbide, movimiento que es desbaratado por el General Martín Perfecto de Coss. 

A estas alturas se intenta regular la tenencia y propiedad de las tierras, y en el caso de la Villa de Tuxpan asentada a la sazón en la superficie territorial de las Haciendas “Asunción”, “Santiago de la Peña” e “Isla de los Potreros”, sus habitantes solamente están reconocidos como aparceros. Sobre este particular cabe mencionar que originalmente dichas haciendas estuvieron en depósito del General Guadalupe Victoria, en su calidad de Presidente de México y posteriormente como ya quedó explicado, por su origen como propiedad del Marquesado de Uluapa de la cual se consigna que su albacea final fue la Sra. Ignacia Rodríguez (la famosa Güera Rodríguez), quien seguramente fue la que los transfirió por venta a un acaudalado empresario radicado en Teziutlán, Puebla de nombre Luis García Teruel, quien a su vez por medio de su descendiente Manuel García Teruel le concedió la preferencia en venta a los 583 jefes de familia habitantes del lugar, operación que se protocolizó el día 7 de mayo del año de 1846, con la notable participación promotora de los señores Ignacio Toledano y Joaquín Quijano. 

En 1847 barcos Norte Americanos remontan el río Tuxpan y desembarcan a sus marines, quienes tras de hacer abandonar la plaza al comandante de la Guarnición, General Martín Perfecto de Coss, se retiran sufriendo 2 bajas. En febrero 6 de 1853 el pueblo de Tuxpan encabezado por sus Autoridades Municipales auspician un movimiento regional tendiente a lograr la segregación de Tuxpan, Tamiahua, Temapache, Chicontepec, Amatlán y Ozuluama del Estado de Pueblo y pasar a ser incorporados al Estado de Veracruz. Al prosperar este movimiento se formaliza dicho propósito con la expedición de un Decreto relativo al caso. El mismo es expedido el día primero de diciembre de 1853 y fue firmado por el General Jalapeño Antonio López de Santa Ana, a la sazón Presidente de México. Por estas fechas y a partir de 1846, Tuxpan nuevamente vuelve a funcionar como Puerto de Altura. 

Un censo de la época nos informa que el Departamento de Tuxpan que incluía Chicontepec, Tamiahua, Amatlán, Tancoco, Tepetzintla y Temapache, daban en conjunto un total de 17,801 habitantes. En su caso como Municipalidad, Tuxpan contaba con 2,567 habitantes. 

En el año de 1853 las Autoridades Municipales de Tuxpan, a nombre de sus gobernados toman la determinación unilateral de segregarse del Estado de Puebla y su inmediata incorporación al estado de Veracruz, aduciendo que aquel Gobierno tenía al Departamento de Tuxpan y a su Puerto en el más completo abandono, lo cual provocó su rechazo, lo que no obstó para que ese movimiento separatista prosperara ya que antes de que terminara ese año en diciembre 1° de 1853 el Presidente de la República, General Antonio López de Santa Anna expidiera un Decreto mediante el cual separaba a Tuxpan de Puebla para incorporarlo a Veracruz, “Junto con todos los Pueblos de su Comprensión”, lo cual no impidió que casi 2 años después, 27 de septiembre de 1855 se intentara constituir por enésima ocasión, el Estado Huasteco de Iturbide, movimiento que fracaso ahogado en un charco de sangre. 

La Constitución del 5 de Febrero de 1857, cancela los ordenamientos centralistas del 23 de Octubre de 1835. Se disuelven los Departamentos y los Congresos de los Estados. Se sustituye la soberanía de los mismos y se integran 23 Estados y un Territorio. Se ratifica la incorporación de Tuxpan a Veracruz y se crea, entre otros, el Cantón de Tuxpan, el cual queda integrado además del mencionado con las comunidades de Amatlán, Tamiahua, Tancoco, Temapache, Tepetzintla y Tihuatlán. 

Diciembre 6 de 1862. Con el apoyo de las tropas intervencionistas Francesas, el espurio Gobierno Conservador encabezado por Félix Zuluaga, controló en lo militar y en lo administrativo al Cantón de Tuxpan, dominio que fue ratificado al improvisarle el Segundo Imperio de Maximiliano de Habsburgo (junio 12 de 1864), quien entre sus primeros mandatos decretó una nueva división del Territorio Nacional y creó 50 Departamentos o Estados (marzo 3 de 1865), siendo uno de ellos el Cantón de Tuxpan y su agregada zona periférica, cuyo control político, militar y administrativo fue encomendado respectivamente al hechizo Coronel Carlos V. Llorente, como Comandante Militar de la Plaza y al Sr. Francois Hipolitté Deschamps, quien quedó al frente de la Receptoría Marítima o Aduana, prevaleciendo esta situación hasta el 17 de Septiembre de 1866, fecha en que la plaza fue recuperada por el General Liberal Desiderio Pavón y reintegrada al gobierno legal de la República Restaurada Presidida por el Lic. Don Benito Juárez García. 

En 1859 la propiedad de Tuxpan es comunal, y en su carácter de condueñazgo administra sus tierras una Junta Directiva que prolonga sus funciones hasta el mes de diciembre de 1893. En febrero de 1861 el Presidente don Benito Juárez decreta la construcción del canal de navegación Tuxpan-Tampico a través de Mojarras-Tampamachoco-Laguna de Tamiahua. Cabe hacer notar que esta se puso en ejecución 40 años después, en 1901 durante el régimen del General Porfirio Díaz corriendo dichos trabajos a cargo del Ing. Carlos E. Shillaber. 

Durante el transcurso de la segunda mitad del siglo pasado, Tuxpan es objeto de un notable desarrollo. En las riberas de Santiago de la Peña se van instalando varios astilleros, dedicados a la reparación, calafateo y construcción de embarcaciones marinas. La carpintería de ribera es de óptima calidad. Sus bosques proporcionan excelentes maderas y numerosas chapapoteras aportan el material de impermeabilización tan necesaria en la construcción de naves marinas. A pedido del General Santa Anna se construye en Tuxpan la primera goleta de guerra para la Armada de México. A esas alturas 5 pailebots mercantes surcan las costas del Golfo de México, entre los Puertos de Progreso y Matamoros de ellos 4 son propiedad de armadores Tuxpeños y los 5 han sido construidos en los astilleros de Tuxpan. Se desarrolla un intenso comercio e inclusive se exportan varios productos regionales por la vía costera de cabotaje en el Golfo de México desde Tuxpan cubriendo el espacio de Matamoros a Progreso. Entre los artículos exportados figuran las maderas preciosas labradas, caoba, ébano, cedro, etc., además de chicle, algodón, piloncillo, miel, azúcar, aguardiente, cereales, zarzaparrilla, palos de tinte, pieles curtidas, vacunas, de venados, de ofidios, marta cibelina, pescado salado, palo de moral y diversas variedades de chile, pimienta, vainilla y productos de las sierras aledañas. 

Durante este auge se instala en Tuxpan el Servicio Telegráfico (1873). Un 4 de Julio de 1881, la H. Legislatura del Estado expide un decreto elevando a Tuxpan a la categoría de ciudad. 5 años después, en 1886, se establece en Tuxpan la escuela Cantonal de Instrucción Primaria “Miguel Lerdo de Tejada”, que se instala provisionalmente en la esquina formada por las calles Iturbide y Correo Viejo, hoy en día Juárez y José Azueta. 

En el año 1882 se registra un hecho notable: ingresa a los astilleros de Tuxpan para su reparación el barco norteamericano “Cape Cod”, matriculado en Boston, Massachussets. Su capitán recoge muestras del material destinado a calafate, además de otros oleaginosos de los llamados “Betúmenes de la Tierra”. Estas muestras son llevadas a Estados Unidos para su análisis. 

Ese mismo año regresa a Tuxpan el barco “Cape Cod” y su capitán, tras satisfacer los requisitos del caso, inicia en Cerro Viejo, cerca de la hacienda de Chapopote Núñez, la perforación del primer pozo petrolero de la región lo que se hizo a profundidad de 600 pies. Al mismo tiempo se instala una pequeña refinería en la isla de Gallinas, ubicada al noroeste de la Ciudad en medio del caudal del río Tuxpan, la cual fuera arrasada por los ciclones “Hilda” y “Janeth” (1955). La empresa finalmente fracasó y su iniciador, tras de traspasarle sus derechos a la Cía. Inglesa “London Oil Trust” de Cedil Rhodes, se suicida. 

Al reorganizarse el sistema de tenencia de la tierra, cesa sus funciones la Junta Directiva que administrara las Haciendas, y el 15 de noviembre de 1893, se protocoliza el apeo, deslinde y amojonamiento del Municipio y Ejidos de Tuxpan, delimitándose una superficie de 38 millones 411 mil metros cuadrados 40 centímetros. El kilómetro cero es fijado en el parque “Regeneración” conocido hoy en día como el parque Reforma o Benito Juárez. Para el desarrollo legal de esta diligencia fue necesario crear la Notaría Pública No. 1, que le fue concesionada al Lic. Emilio Cervi. 

El 8 de mayo de 1896, se instala en la Isla de lobos el primer faro que tenía un destello blanco con alcance de 14 millas, siendo su primer guarda faro el Sr. José Resignol. Este mismo año se funda en Tuxpan la publicación semanaria “El Eco de Tuxpan”. Se imprimió en la “tipográfica Lazo” y como su director figura el Sr. Pedro F. Benítez. En la página 2 de dicho periódico, correspondiente al 7 de marzo de 1897, bajo el título “Movimiento Portuario del Puerto de Tuxpan en la Semana”, se da cuenta del arribo de los vapores “Ibero”, “Cumberland” y “Saratoga”. Los dos primeros nacionales, procedentes de Islas Mujeres y Puerto de Veracruz, respectivamente con 191 pasajeros (chicleros) uno y efectos nacionales el otro. El vapor americano “Saratoga”, indica procedencia de New York y manifiesta como cargamento efectos extranjeros, se anuncia la salida de los 3 buques para una semana después de su arribo al puerto. El mismo periódico dedica un jubiloso editorial para celebrar el anuncio de la construcción del ferrocarril Tampico-Tuxpan-México.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.