"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 26 de marzo de 2018

Panorama socio-económico y demográfico de Tuxpan...

...según testimonio de los habitantes de esa época  

Por: Salvador Hernández García 
Cronista de la Ciudad 

Para la Ciudad y Puerto de Tuxpan, la última década del antepasado Siglo XIX resultó muy significativo en su desarrollo histórico. A esas alturas, Tuxpan además de operar como Puerto de altura, ya ostentaba la categoría de Ciudad. 

El 27 de Diciembre del año 1893, se protocolizó el apeo, deslinde y amojonamiento de “Las Tierras de Tuxpan”, hasta la víspera indivisas pero disfrutadas en común por los sucesores de los antiguos compradores de las Haciendas de “Asunción”, “Santiago de la Peña” e “Isla de los Potreros”, operación que se efectuara el 7 de Mayo del año de 1846. 

El 8 de Mayo del año de 1896 se inauguró en la Isla de Lobos el servicio de Faro, el cual tenía un alcance de 14 millas, siendo su primer guarda faro el Sr. José Resignol. Ese mismo año, por el mes de Agosto, empezó a circular el primer medio de comunicación impreso, como lo fue el semanario EL ECO DE TUXPAN, dirigido por su fundador, el Sr. Pedro F. Benítez. 

Un potencial inversionista Norteamericano, de aquella época, Mr. Henry Howard Harper, incursionó por éstos rumbos en la primavera de 1896. El citado Henry Howard se aventuró a hacer un viaje por la región costera del Golfo de México con destino final a Tuxpan, a Fin de comprar terrenos aptos para el cultivo de la vainilla, el café y el hule. 

Deslindándome de abundar sobre el resultado de su empresa, que es lo que menos podría interesarle al lector, mejor opto por transcribir un par de párrafos relativos a la impresión que le causaron los Tuxpeños a quienes trató, la cual registro en sus apuntes que tituló: “ Un viaje por el Sudeste de México”. 

“Tuxpan es una ciudad agradable, de quizá 5 mil habitantes, localizada en la orillas del hermoso rio Tuxpan, a algunas millas tierra adentro de la costa. La ciudad está construida sobre las 2 riberas del rio, que lleva todos los desperdicios y desagües al océano. Por ser ésta una narración de experiencias, más que la historia de pueblos y ciudades, he evitado expresamente las largas descripciones topográficas. El lector sin duda está familiarizado con la burda arquitectura que caracteriza a las ciudades y pueblos Mexicanos en general, y una narración detallada de esto sería una repetición ociosa de hechos conocidos, ya que hay un monótono parecido en la apariencia de las urbes y aldeas. Para el propósito de éste relato, es poco importante para el lector que la población de Tuxpan, sea Azteca, Española, Francesa o India, ya que en realidad Tuxpan es una mezcla de todas esas razas. Tuxpan es sencillamente una típica ciudad Mexicana, pero aquí debe de quedar registrado permanentemente, que dentro de sus límites se encuentra una de las mujeres más encantadoras a las que el señor haya dado vida: La Sra. Messick, viuda del anterior cónsul Estadounidense. 

Es una nativa Mexicana de tez color ébano, pero con un corazón tan grande, caritativo y genuino como jamás haya latido en un pecho humano. Esta lejos de ser atractiva en apariencia; sin embargo mirar sus amables facciones y conservar con ella en su Inglés chapurreado es un placer largamente recordado. Su espacioso hogar es un paraíso para todos los huérfanos. Después de transcurridos doce años, recuerdo los incidentes y sensaciones en forma tan detallada, como si hubieran sucedido hace una semana”… y en otro párrafo reseña lo siguiente: 

“Había un comerciante Estadounidense en Tuxpan de origen Estadounidense de nombre Robert Boyd, cuyo almacén servía de oficinas generales para todos los Estadounidenses, tanto para los residentes como para los viajeros”. 

 “Si hubiéramos hablado con el Sr. Boyd antes de escribir este relato. Era un comerciante extremadamente listo, y en sus treinta años de residencia en Tuxpan, acumuló aproximadamente un capital de 50 mil pesos Mexicanos dirigiendo un almacén general y comerciando con productos del lugar, tales como chicle, pieles, cedro caucho y vainilla que mandaba en pequeñas cantidades a Nueva York. Nosotros esperábamos obtener en promedio esa suma en cada día que permaneciéramos en México, y estábamos asombrados de que un hombre de apariencia señorial y con una evidente habilidad dirigiera sólo un pequeño almacén e hiciera negocios de tres centavos”. 

“Tres meses después habríamos concluido que cualquier Estadounidense que pudiese ganar cincuenta mil pesos comerciando con los Mexicanos durante treinta años, merecería que se le erigiera un monumento de bronce en un lugar visible. El Mexicano es mucho más hábil en el comercio en pequeño y está por encima del yankee común, así como nuestros actuales métodos de imprenta están por encima de los utilizados en el tiempo de Caxton. Son comerciantes muy conocedores y prosperan aún ahí en donde el vendedor de frutas Italiano se moriría de hambre”. 

“Cuando le informamos al Sr. Boyd que veníamos en busca de tierras para cultivar vainilla, caucho y café, debió de compadecerse de nosotros; de hecho, lo admitió algunos meses más tarde, cuando lo conocí mejor. Con su característica cortesía, sin embargo nos dijo de varios lugares que podíamos visitar. Supimos por primera vez que las tres industrias requerían de suelos y altitudes totalmente diferentes.” 

“Para la tierra del café nos recomendó subir, por el rio Tuxpan a lo que se conocía como el Distrito de “La Mesa” (Región de las Altas Planicies), mientras que para la tierra de la vainilla nos recomendó Misantla o Papantla, más hacia abajo, en la costa; nos dijo que los arboles de caucho podían producirse con un moderado éxito en ciertas localidades cerca de Tuxpan. No nos desanimó, ya que no era en beneficio de sus intereses comerciales disuadir a las empresas e inversiones Estadounidenses, por poco recomendable que fuera su especulación. Otros antes que nosotros vinieron y se fueron; algunos dejaron su dinero, mientras que otros fueron suficiente inteligentes para regresar con el a casa y quedarse ahí”. 

Esas fueron las impresiones que registró en sus memorias “El Gabacho” Henry Howard Harper, del Tuxpan de finales del siglo XIX., y para complementar esa visión retrospectiva, a renglón seguido se expone un concentrado descriptivo de los movimientos sociales del conglomerado humano de aquella época, material extraído del periódico semanario EL ECO DE TUXPAN, fechado el 7 de Marzo del año de 1897. 
La fecha antecedente, Tomo I., Número 28, dirigido por el Sr. Pedro F. Benítez, tomo el material que a continuación transcribo. 

“De Nichute acaba de llegar a éste Puerto, con toda felicidad, la expedición de chicleros que llevaron a aquel punto del Estado de Yucatán, nuestros convecinos y amigos, los señores Mateo y Luis López, el popular “Chapa”. Nos dicen los expedicionarios que han sido muy tratados, y lo demuestra el buen semblante que traen todos los que hemos visto. La compañía mando expresamente a nuestro buen amigo, el Señor Rómulo Fernández, para hacer entrega a cada cual de los alcances que tengan y son muchos, como lo demuestra quien alcanza la suma de $ 23,000.00 lo que tiene que entregar a los pocos que llegaron, manifestándonos que próximamente arribarán los que llevaron los señores Alejandro Chao, José Messeguer y Bernardo Estopier, los cuales alcanzarán los cien mil pesos. Amigos de la justicia, felicitemos a la “Compañía Colonizadora” dirigida por el señor Faustino Martínez… venga a la finca “Mora”, donde además de tener la oportunidad de comer en el restaurant del señor Portas, podrá divertirse con el lucido y sorprendente espectáculo acrobático que para el día de hoy nos tiene preparado el afamado artista, señor Félix Liceaga. Se presentará un nuevo gracioso Clown, Equilibrios Japoneses, contorsiones, saltos mortales, etc., figurado en primer lugar la escalera mágica en el trapecio aéreo a cargo de la Sra. María L. de Liceaga, divertidas pantomimas, se ejecutarán equilibrios de trapecio. También se presentará el caballo a la alta escuela, así mismo a cargo de la Sra. Liceaga. Se presentarán alegorías animadas, tales como la de la fidelidad, la del sufrido mártir, etc., ¡Al circo, al circo!, no faltará Don Valeriano con sus dulces…Movimiento marítimo en el Puerto de Tuxpan durante la semana: Entradas, del vapor Nacional “Ibero”, con carga diversa, lastre y 191 chicleros que viajan como pasajeros, consignado al señor Fernando Stussy. 

Vapor nacional, “Cumberland”, con cargamento de efectos Nacionales, procedente de Veracruz, consignado al señor Alfredo Eckard. Vapor Americano “Saratoga”, su Capitán E. P. Buck, procedente de New York. Su carga efectos extranjeros, consignado al señor Fernando Stussy. Salidas, vapor nacional “Ibero”, para Isla Mujeres Tampico, vapor Americano “Saratoga”… El profesor de música, Sr. Don Maximiliano Carballo, tiene el alto honor de participar al público en general que ha establecido en ésta ciudad una academia de música, y que puede impartir las clases que se deseen sobre éste arte, incluso a domicilio con precios sumamente módicos. Las órdenes se reciben en la casa-habitación del señor Ricardo Garcés… El señor Ignacio Jerez, dueño de la acreditada fábrica de cigarros “El Ciprés”, participa a sus numerosos consumidores que, después de vencer todo tipo de dificultades, hoy puede venderle al público 48 cajetillas de cigarros por un peso, esperando, dentro de poco tiempo, poder ofrecerlos con mayores ventajas a sus marchantes. Vende también picadura a un peso el kilo, yen rama a precios convencionales. El cigarro puede pedirlo directamente a la fábrica, tabaco aromático al fumar. La fábrica está situada en la calle Genaro Rodríguez, esquina con Agustín de Iturbide (Hoy en día Benito Juárez) y el expendio en uno de los kioscos del Bazar – Mercado… “El Puerto de Veracruz”, almacén general de los señores González y Huerta, es el establecimiento mejor surtido en el ramo de abarrotes y artículos en general, y vende a los preciosos mas cómodos de la Plaza. por todos los vapores recibe grandes novedades que estamos seguros de que llenará cumplidamente el delicado gusto de sus numerosos consumidores, tanto de la plaza como de los foráneos … ojala y sea cierto el rumor que corre por ahí, de boca en boca en el de que el señor Jefe Político de éste Cantón, (Alejandro Chao, está a punto de iniciar los trabajos de construcción de una carretera hasta Tihuatlán y Coroneles. Mucho hemos insistido en la construcción de carreteras, aunque están sean de segundo y tercer orden, pero hasta ahora sin resultado alguno. Olvidemos de los ferrocarriles que ¡NUNCA! Llegaremos a ver, y convirtamos nuestros caminos y veredas en carreteras… A las nueve dela noche del último día de Febrero, fué un maravilloso domingo que contempló como todos los salones en donde realiza sus eventos la culta “Sociedad Tuxpeño”, resplandecían de luz y ostentaban bellísimos y limpios adornos. No era para menos, se celebró un grandioso baile de carnaval que tuvo y distinguida concurrencia, y fue éste evento tan espléndido y agradable, que además de extasiar el ánimo y regocijar los corazones, dejó gratísimos recuerdos e impresiones entre todos los asistentes. Dicho baile se llevó con mucho orden y concierto, que era lo menos que podía esperarse de nuestra culta y avanzada sociedad… A los cartagineses venidos de Nichute. A éstos héroes del trabajo dirigimos nuestra voz, para recomendarles el gran establecimiento comercial “La Fama”, en donde a precios ínfimos podrán comprar los artículos mas elegantes a los precios mas bajos de la ciudad. Esta casa, que es nueva para ustedes, puesto que fué inaugurada y entró en funciones durante vuestra ausencia, actualmente es la favorecida del público y con una sola visita que le hagáis, podráis convenceros de que es justa nuestra desinteresada recomendación. Cartagineses, ¡Chicleros sin rival!. A comprar en “La Fama”… 

El conocido señor Gaytán, del bote 32, ha armado una nueva regata a celebrarse en el transcurso del presente mes, entre el citado 32 y el bote 16, ambos serán tripulados por el bello sexo. Se dice también que el bote “Tamaulipas” entrará en la liza. Esperemos… en los autos del intestado dela señora Ramona Valdelamar, vecina que fué de la Villa de Tamiahua, el Lic. Ismael Iriarte y Drussina, Juez de Primera Instancia de éste Cantón, ha dispuesto que con fecha de hoy se publiquen edicto en el periódico oficial del Estado, así como en el hebdomadario “El Eco de Tuxpan” de ésta ciudad, y en la tabla de avisos de éste juzgado y en la del Juzgado de Paz de Tamiahua, anunciando la muerte sin testamento de ésta señora, lo que se hará por el término de 30 días a partir de ésta fecha, a efecto de que las personas que se crean con derecho al disfrute de los bienes yacentes, se presenten a diducidarlo dentro término señalado, que se contará desde la fecha de la primera notificación… El Doctor Emilio Alcázar, egresado de la Facultad de Medicina de México, participa al público en general, que en su consultorio particular puede atender a los enfermos, especializándose en las enfermedades genitourinarias y de los ojos. Se ofrece a curar las venéreas por antiguas que sean, en solo 15 días…El Sr. Enrique Bautista tiene el alto honor de invitar a sus numerosos amigos y público en general, a que asistan al suntuoso baile que tendrá lugar el once del presente mes de Marzo en la casa del Sr. Manuel Moraza. Se tocarán las piezas siguientes: Vals “Morir Amando”, Polka “ No Llores Pancho”, Chotís, “ Drume Negrita” y otras nuevas piezas también notables. ¡La entrada será absolutamente gratis!...Se desea saber el paradero del Sr. Paul Kincaid, ciudadano americano, Ingeniero Civil y Apeador, quien ejercía su profesión en diversos puntos de nuestro País, sólo que hasta la fecha no se tiene noticias de él. Si alguna persona tuviera noticias del referido Sr. P. Kincaid, le suplicamos darnos noticias de ello para a nuestra vez transmitírsela a sus afligidos padres. Tal era el panorama económico-social de Tuxpan, a finales del siglo XIX.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.