"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 2 de abril de 2018

No es posible repicar las campanas...

...Y a la vez andar en la procesión

Por: Salvador Hernández García.
Cronista de la Ciudad

Con diversas expresiones los más notables intelectuales y demás personajes involucrados con la educación pública han externado sus conceptos personales sobre esa materia, pero por lo regular todas ellas se identifican por el denominador común de coincidir en opinar que el elemento más necesario para la prosperidad de un Pueblo es el buen uso y ejercicio de su razón, lo cual solo se logra con la educación de las masas, partiendo de la base fundamental de que el hogar es la primera escuela, en cuyos talleres se forjan buenos hijos, buenos padres, buenas familias y buenos ciudadanos, y en su caso debe de señalarse a la escuela como la meta final de la creación de las sociedades humanas delineadas sobre bases justas, sobre un reparto de los bienes públicos proporcionados al trabajo y desempeño de cada quien.

LA INSTRUCCIÓN ES LA BASE DE LA PROSPERIDAD DE UN PUEBLO, señalo don Benito Juárez. Por su parte Antonio Caso añadió: Con nuestras escuelas, abramos por dondequiera ventanas al aire de la Patria, al aire de la civilización, y sentencia en su caso el recio liberal mexicano, José María Luis Mora… “El objeto de un Gobierno es proporcionar a los gobernados la mayor suma de bienes y esta no puede obtenerse sin educación”, y en este desfile de citas citables no resulta ocioso incluir una de ellas atribuible el General Francisco Villa, quien se expreso al siguiente tenor: “La incultura es una de las desgracias de mi País. Por eso yo pago primero a un maestro y después a un General”, y para ser congruente su teoría con la práctica, hizo Gobernador de Chihuahua al Maestro Normalista Tuxpeño, D. Manuel Chao Rovira.

Y ya entrando en materia resulta valido preguntarnos ¿Cuál es la realidad actual que nos señalan los hechos al respecto de la Educación pública en México?

La respuesta a tal interrogante nos la proporcionan periódicamente los organismos educativos internacionales, del tipo de la U.N.E.S.C.O. en cuyos sistemáticos monitoreos suelen avergonzarnos a todos los Mexicanos públicamente, así no sea esa su intención, cuando le hacen saber al mundo que nuestro México es uno de los Países más deficientes del mundo en la materia de la Educación Pública, tal como se apreció en uno de sus más recientes sondeos en el cual de un total de 49 Países encuestados, México aparece en el penúltimo lugar de Educación Básica, cuyo Subdirector por cierto es el yerno de “la maistra” Gordillo, casi al parejo de Campuchea que ocupo el último lugar.

Y una de las principales causas que producen tan nocivo efecto lo es, sin duda alguna, el bestial incremento de la politización masiva del sindicalismo en el Sector Magisterial, cuyos potenciales docentes, en una considerable mayoría, y salvo honrosas excepciones, le dedican más tiempo a sus actividades político-sindicalistas que a las labores docentes que les son propias y por el cual reciben un salario, teniéndose que ese nocivo efecto se incrementa particularmente en los tiempos electorales, como el de este 2012, desde cuyos prolegómenos estos híbridos y ambivalentes profesores-grillos ya se desertaron de las aulas, aunque no de la nómina oficial, como es el caso de Ricardin, el “hermano cómodo” del líder Estatal del S.N.T.E. futuro Diputado Federal por el Distrito Rural de Coatzacoalcos, después de haber sido Diputado Local, lo que en buen romance significa que el tal Ricardin funciona a semejanza de las llaves STEELSON o PERICAS… ¡NO SE LE BARRE NINGUNA TUERCA!

El caso viene siendo que estos profesores-grillos le dan más prioridad a sus inquietudes políticas que a sus obligaciones como docentes, valiéndoles madre que ello implique desertarse de la sulas y dejar al gerente al alumnado, correspondiendo al hecho de que el Sector Magisterial opera su Sindicato como una maquiladora en serie de “representantes populares”, les permite, sin mangua del pleno y total disfrute de sus respectivos salarios habituales hasta de “doble plaza”, abandonar las aulas para corretear de tiempo completo regidurías, sindicaturas, Alcaldías, Diputaciones locales y Federales, Senadurías y hasta Gubernaturas (Remember Moreira).

Desde luego que el hecho de que un ciudadano común y corriente como lo puede ser mas de algún lector y este columnista, no estemos de acuerdo con los abusivos procedimientos de estos profesores-grillos, ello no implica que se desaperciba que todo docente cumplidor de sus tareas habituales y con sus derechos constitucionales vigentes pueda aspirar a ocupar un cargo de representación popular, empero lo que moralmente no se puede aceptar como un ukase imperial, es que estos docentes desertores colateralmente intenten legitimar sus aspiraciones aduciendo, con sobrada soberbia, que los cargos públicos en juego, son “POSICIONES POLITICAS” del Sector Magisterial, cuyo presunto “derecho exclusivo” es producto de sus “conquistas sindicales”, lo que en buen romance significaría que con el usufructo de su parte de ese hipotético derecho, se adjudiquen el derecho extra de privar al resto de la ciudadanía de sus derechos constitucionales de aspirar a postularse y/o a ocupar dichos cargos. ¡HAGAME USTED EL R.K. BROWN FAVOR!, ahora resulta que estos grillos hasta tienen derecho de apartado, como en los mejores tiempos del porfiriato.

Y al respecto de tal particular seria por demás saludable quelas Autoridades Educativas hicieran publica una explicación congruente y por demás convincente, a efecto de dar a saber a la ciudadanía cuales son las bases y sustento que soportan los privilegios que se le conceden al sector magisterial para que en los tiempos electorales irresponsablemente se deserten de las aulas y dejen al garete al alumnado al que prácticamente le interrumpen con brusquedad el ciclo escolar.

Francamente no se entiende qué clase de razones o “sinrazones” pueden argüir las Autoridades educativas para justificar tan flagrante agresión a la educación pública. Insisto: No se está en contra de que los trabajadores al servicio de la docencia publica ejerzan sus derechos ciudadanos constitucionales relacionados con los procesos electorales, no, simplemente en lo que nadie podrá estar de acuerdo con que ello suceda, sea que para hacerlo sea a costa de alterar la programación del calendario escolar, ya que el fin no justifica los medios, y a estas alturas bien vale la pena aplicar el consejo que le dio el pintor APELES al zapatero que por iniciativa propia se improviso en critico de sus cuadros, saliéndose de su materia… ¡ZAPATERO, A TUS ZAPATOS! Es decir: Profesores a sus aulas.

Y como colofón para cerrar el presente tema, a renglón seguido consigno algunos conceptos que destacados mexicanos expusieron al respecto de la educación pública y los docentes. Vale. “El maestro debe ser un vaso comunicante y un medio transparentes que no enturbie la luz que trata de transmitir. JUAN JOSE ARRIOLA. “Sobre el maestro pesan 2 deberes distintos: El de enseñar a sus discípulos las ciencias a las que se dediquen, y grabar en su alma los principios de virtud y moral”. Francisco Zarco. “Hay muchos que estudian para ignorar”. Sor Juana Inés de la Cruz. “El maestro que previamente no se educa a sí mismo, no puede ser competente para educar a los demás. Antonio Caso.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.