"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

miércoles, 9 de mayo de 2018

LOGOS: La librería flotante más grande del mundo, y una historia extraordinaria…

VARIEDADES

Por: Camilo Hernández.

Además de ser considerada la “librería flotante” más grande del mundo que navega promoviendo la lectura de país en país, así como de significar una experiencia única visitarlo, al barco del que hoy les voy a hablar lo envuelve una historia muy especial, en el comienzo de su misión hace ya varias décadas se le llamó “el Barco de Dios” y posteriormente también “el Barco de la Sabiduría”.

No puedo ocultar mi entusiasmo al saber que había atracado por unos días en el Muelle Turístico o Muelle de la “T” en el Malecón del Puerto de Veracruz el barco “LOGOS HOPE”, y más aún que cuando se anunciaba su partida, se quedó unos días más -hasta el 6 de mayo- lo que dio una mayor oportunidad a ser visitado por muchas personas, especialmente quienes vivimos retirados.

Al llegar, se dan las primeras indicaciones y la entrada es gratuita -sólo una donación voluntaria-, sube uno por la escalerilla de metal, y antes de iniciar el recorrido voluntarias muy amables dan una breve explicación, pidiendo avanzar de manera ordenada a los visitantes.

El encuentro con la librería es definitivamente “emocionante”, más de 5 mil títulos diferentes, literatura diversa (en español e inglés), pero cuando uno observa la Biblia y varios libros que hablan especialmente de Dios, se empieza a comprender la gran misión que trae consigo.
Y es que además de esa parte que atrae a “los amantes de la lectura”, tanto al verlo desde afuera como en su interior, el barco refleja mucha “luz”, se siente la paz y tranquilidad al recorrerlo y al sentarse por un momento transmite buena energía.

Cuenta con diversas áreas, desde la exhibición y compra de los libros hasta área de lectura y de entretenimiento para los niños.

Pueden apreciarse bellas postales de aquellos países visitados, hasta fotos de personas de diferentes Nacionalidades, entre ellos Pakistán, Nepal, Emiratos Arabes Unidos, Marruecos, entre otros.
Las explicaciones de los jóvenes voluntarios son claras y hay un área de reflexión donde también participan adultos mayores, con temas de familia.

Observando por las ventanillas del barco hacia el exterior podía observarse un paisaje muy hermoso enmarcado con un excelente día soleado.

Actualmente su tripulación internacional está conformada por 400 voluntarios de casi 65 países, entre ellos 13 mexicanos, y fue construido en Alemania, según se nos explicó, hay desde luego una diversidad cultural que salta a la vista entre los voluntarios.

LOGOS significa “palabra” en griego, y se usa en la Biblia para referirse al Señor Jesús, fue un nombre que eligieron los primeros líderes de un proyecto denominado: “Operación Movilización”, más conocida como la OM, una organización que fue luchando contra viento y marea con la firme idea de movilizar al pueblo de Dios para alcanzar a los necesitados y desvalidos, como lo cita en su libro titulado: “Un Barco Llamado Logos” la escritora Elaine Rhoton.

“En el año de 1950, no había nada más lejos de la mente de George Verwer y de aquellos que estaban con él, que la idea de un barco. Ellos eran un grupo de estudiantes de un colegio bíblico del área de Chicago. El pensamiento que les dominaba era el de conseguir algún vehículo para transportarse a México para los días de fiesta. Para aquellos estudiantes sin un centavo, esto era un problema de grandes proporciones. Aún así estaban decididos…Sabían que México era un país lleno de personas religiosas, que creían en Dios, pero muy pocas de estas personas sabían que era posible conocerlo de una forma personal. ¡Desconocían la experiencia más importante de la vida!...”; y lograron ese primer objetivo en aquellos años usando un “camión viejo”, donde viajaban los estudiantes con libros y tratados, hicieron ese viaje de ida y vuelta, y en dos ocasiones más en los próximos veranos.
Así se iniciaba ese proyecto que iría consolidándose con el paso del tiempo, pues al principio de los años sesenta, harían lo mismo pero en mayor escala ya en Europa. Los estudiantes se habían graduado, dos o tres de ellos se mudaron a México para trabajar allí, siendo su meta “alentar a las personas a conocer a Dios en una forma personal”. Y el método que usaron era el mismo, distribuir literatura, pero el transporte seguía siendo el problema.

Pensaron en varias opciones para trasladarse a todo el mundo, y con mucha esperanza y fe, pero sin mayores recursos, surgió la gran idea, planteándose a lo largo de cinco años “comprar un barco sin dinero, sólo por fe”, integrando para ello una compañía.

La OM usó diversas estrategias, tocó varias puertas y después llegó el reto de conseguir un barco que se adecuara al proyecto, les llevó mucho tiempo lograrlo, hasta que después de ver varias alternativas, encontraron el UMANAK atracado en el muelle de Copenhague, dieron un anticipo de 45 mil libras esterlinas que habían ahorrado a lo largo de cinco años, y les dieron el plazo de un mes para conseguir el resto, 25 mil libras esterlinas adicionales, pues convencieron a los dueños del buque a que bajaran su precio, acordando venderlo por 70 mil 500 libras esterlinas (cerca de 175 mil dólares), de 84 mil libras esterlinas que pedían originalmente.

En los instantes que se daba la negociación de compra-venta, George hizo una pregunta: ¿Habría algún cuarto pequeño donde él pudiera hablar con Dios acerca de todo este asunto?, los dueños se sorprendieron, pues esa no era la forma acostumbrada de negociar, accediendo a tal petición. Y entonces vendría el reto de juntar el resto.

“Esto significa que debemos ponernos de rodillas y orar por el resto del dinero, debemos arrojarnos a los brazos de la fe, ahora mucho más que en toda la historia de nuestra obra. Hicimos lo único que nuestro corazón anhelaba en esa ocasión tan maravillosa: Oramos, y mientras inclinamos nuestros rostros, nos excusamos delante de la presencia del Señor, para mirar de vez en cuando nuestro barco milagroso, con una mezcla de fe, gozo y aprensión en nuestros corazones”, dijeron, el plazo final para el último pago era el 15 de octubre de 1970.
“En la mañana del día quince, George Verwer y Val Grieve llegaron a Copenhague. Algunos de nosotros nos sentamos alrededor del escritorio en la oficina de los representantes del dueño. Nuestras cuentas bancarias, cuando fueron examinadas, mostraban que habíamos depositado desde diferentes fuentes, mil dólares más que la cantidad requerida para la compra. Nos miramos unos a otros, ¡El barco era nuestro!, los dueños se quedaron boquiabiertos, sin poderlo creer, y nosotros, los nuevos dueños, abrimos nuestros corazones en alabanza al Señor allí mismo”; expresan, quienes para el brindis tradicional cambiaron el whiskey escocés por bizcocho y helado para celebrar la histórica y milagrosa compra.
A partir de entonces se fueron enfrentando otros obstáculos, desde conformar la tripulación hasta la operación de un barco que había permanecido fuera de uso, y que fue construido en 1949. 

El 22 de octubre de 1970, el LOGOS, ya con su nuevo nombre pintado con grandes letras sobre el casco fue remolcado hacia Rotterdam, el antes UMANAK requería una inspección detallada, “además tenía un problema grave, el propulsor de la hélice estaba dañado, no podía navegar, los arreglos se hicieron con una compañía alemana usando un remolcador”.

Después de superar todas esas adversidades, navegó, y una visita histórica fue a China, el MV LOGOS llamado también “El Barco de la Sabiduría”, luego de un reportaje publicado en una Revista en Beijing, en aquel momento llevaba una exhibición de libros educativos flotante, que ya había visitado a lo largo de diez años, más de doscientos treinta puertos en sesenta y ocho países diferentes a través del mundo. Más de tres millones de personas habían visitado el barco. La tripulación formada por personas que procedían de 25 países diferentes, todos voluntarios y sin percibir ningún salario, personas tanto del Oriente como de Occidente, que viven, aprenden y trabajan unidos en una comunidad. A veces se les ha llamado: Las Naciones Unidas Flotantes”.
Entre el mes de octubre de 1970 (Copenhague, Dinamarca) y enero de 1988 (Ushuaia, Argentina), el LOGOS navegó 231 mil 250 millas náuticas e hizo un total de 401 escalas en 258 puertos, en 103 países diferentes. Tiempo en el cual un estimado de 7.48 millones de personas visitaron la exhibición de libros, y 370 mil asistieron a sus reuniones a bordo. Además un promedio de 2 millones de personas asistieron a reuniones en tierra. Un estimado de 51 millones de piezas de literatura fueron distribuidas, aproximadamente 1 millón 600 mil libros y 3.5 millones de libros educacionales fueron vendidos.

Por los varios ministerios de alcance del LOGOS y suOperación Movilización”, a lo largo de 18 años millones de personas fueron impactadas y miles indicaron la decisión de rendir sus vidas a Jesucristo.

Aquel barco LOGOS era tan sólo el principio, y como todo barco estaba expuesto a los accidentes, siendo el más grave sufrido la noche del 4 de enero de 1988 cuando se dirigía al Sur desde Ushuaia, las condiciones del tiempo empeoraron y encalló en la costa de Chile. 

“…La corriente empujaba el barco, con gran fuerza hacia la costa rocosa de la isla Solitario. Mientras el barco giraba para pasar entre las dos islas, también salía de la protección de la orilla y se encontró de pronto arrastrado por el impacto de un viento muy fuerte. Sin poder combatir esas dos fuerzas poderosas, el barco no pudo seguir el curso trazado…En dos minutos el barco se había movido más de mil pies a la derecha. Con una serie de sacudidas violentas, el barco chocó contra el borde de la costa rocosa sumergida. Al escuchar y sentir el choque, el capitán ordenó parar las máquinas inmediatamente. Eran las 11:55 p.m.”. 
Fue así que 139 personas fueron evacuadas del LOGOS con edades que iban desde las seis semanas hasta los 59 años, todas salieron ilesas pese a las titánicas labores de rescate ante la inclinación cada vez más pronunciada del barco, siendo llevados por un buque de la Marina Chilena a una pequeña base naval de Puerto Williams. El 26 de enero tuvo que ser entregado a la Marina Chilena. 

El asombro y las reacciones alrededor del mundo al tener conocimiento del desastre no se hicieron esperar en aquel momento.
“Graham Wells, director del barco, tuvo que dedicar todo el tiempo a contestar las llamadas de los periodistas, por muchos días, el accidente apareció en las noticias de Gran Bretaña”; sin embargo, era el final del comienzo.
La OM fue creciendo, para ese entonces ya había adquirido otro barco el “DOULOS”, y así se continuó esa gran misión a lo largo de los años, con el mismo espíritu inquebrantable, enorme entusiasmo, fe y esperanza ahora en el barco “LOGOS HOPE” que arribó al Puerto de Veracruz; mismo que desde 2009 ha recorrido Asia, America, Africa y Europa, siendo visitado por más de 46 millones de personas.

En 2004, el “LOGOS HOPE” fue adquirido por la empresa OM Ships International, organización operadora asentada en Alemania que promueve el intercambio cultural, servicio comunitario y librerías flotantes.

El buque de 132 metros de eslora y 21 de manga, inició su gira por México en Veracruz, partiendo después a Tampico, luego Coatzacoalcos y finalmente Progreso, Yucatán. 

Desde 1970 se inicia esta travesía, antes con los barcos Logos, Logos II y Doulos, estas embarcaciones han visitado ya más de 151 países con la misma misión.
*** En el libro: “Un Barco Llamado Logos”, editado en 1989, se refiere que la escritora Elaine Rhoton, junto con su esposo trabajan con los barcos de la OM; mismo que fue dedicado a Bjorn Kristiansen, John Yarr y George Paget, “quienes por su fe y dedicación, Dios usó para moldear el ministerio del Logos”… 

*** Al margen de lo anterior, quiero comentar una anécdota en esta visita al barco, pues me conmovió. Hay un área donde una joven voluntaria de Alemania -con la vestimenta tradicional de su país- atiende a los visitantes y pueden tomarse fotos del recuerdo, entonces observé que una niña con su papá se acercaron, ella podía comunicarse con algunas palabras en inglés y entonces le preguntó: ¿Cómo es allá, refiriéndose a Alemania?, quería que se lo describiera, y sonriendo trató de hacerlo, lo maravilloso del caso es que la niña no puede ver, no tiene sus ojos, y entonces se da uno cuenta de la riqueza que tenemos y que a veces no valoramos, no de lo material, sino de los sentidos, la vida y la salud… 

*** Quiero dar gracias al Eterno Creador del Universo por darme la oportunidad de visitar y compartir con Ustedes parte de la historia sobre “el Barco de Dios”, Dlb… Gracias por el favor de su atención... 

D.M. Nos saludamos hasta la próxima entrega -jueves-.
“Cada semana un tema diferente”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.