"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 4 de junio de 2018

El mejor periodista de todos los tiempos

* Rafael Sánchez Escobar 

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

¿Quién fue en el Panorama de Tuxpan de principios del pasado siglo XX “RAFAEL SANCHEZ ESCOBAR?. Su biógrafo el maestro Don Francisco Rosas Tenorio nos refiere lo siguiente: “Rafael Sánchez Escobar nació en la ciudad de Tuxpan, Veracruz, siendo sus padres Don Alberto Sánchez de la distinguida familia de ese apellido y la señora Doña María Escobar, notable maestra que dejó en el puerto imperecedera memoria. Era muy ilustrada y contaba con grandes dotes para la enseñanza. Conocía de música clásica y hablaba y escribía ingles con toda corrección. En el caso de Rafael era alto y robusto, de tez blanca y sonrosada. Parece que no tubo más estudios que los que hizo a lado y bajo la vigilancia de su madre”.

Por otra parte se ha tenido conocimiento que este polifacético personaje cultivaba a la vez las artes de la poesía, la literatura, la música (era un excelente pianista y compositor) y el canto, así mismo practicó el periodismo y entre otros hebdomadarios de la época, fue cofundador junto con Don Luis I. Rosales del Combativo Semanario “El Centinela” (1912) del cual fue jefe de redacción y que al año siguiente por la postura que este periódico asumió en contra de la dictadura de Victoriano Huerta, le costó probar los sinsabores de la cárcel. También colaboró en otros periódicos locales y foráneos y aún se dio tiempo para involucrarse en el escabroso terreno de la política, ya que al llegar a Tuxpan la Revolución Constitucionalista y organizarse a la vez el primer gobierno municipal de ese corte, Sánchez Escobar se desempeñó como secretario de la primera Junta de Administración Civil, que presidió Don Vicente López Buda y no resulta ocioso añadir que en ese mismo lapso Tuxpan funcionó como capital provisional del estado de Veracruz. 

Rafael escribía y hablaba correctamente. Lo hacía en prosa y en verso. En prosa lineal nos legó una obra anecdótica de tuxpeños típicos editada en enero de 1938, bajo el título “TUXPAN Y SUS PRIMEROS MORADORES” y otra en verso titulada “ALBUM DE MI HOGAR”.

También dio a la estampa tres importantes obras de investigación relativas al movimiento armado de México ocurrido en esa época tituladas: NARRACIONES REVOLUCIONARIAS MEXICANAS, HISTORICO-ANECDOTICAS, EL OCASO DE LOS HEROES, EPISODIOS DE LA REVOLUCION MEXICANA EN EL SUR, una novela que lleva por título ESTHER, la cual en su tiempo fue merecidamente elogiada por los críticos más exigentes, además habría que destacar que ha sido considerado a nivel nacional como el autor de la popular canción revolucionaria: LA CUCARACHA. 
De Rafael Sánchez Escobar, el reconocido historiador, Don Luis González Obregón, quien le prologó una de sus obras, señaló lo siguiente: “Rafael Sánchez Escobar es un amigo inmejorable, franco y leal, generoso con todos, cuya fecunda pluma ha llenado los diarios, semanarios y revistas ilustradas de nuestro país, con multitud de poesías y artículos históricos referentes a los sucesos y a la vida de los hombres que han figurado en la Revolución de 1910”. 

Rafael Sánchez Escobar se significó como un fidelísimo adorador de su Tuxpan nativo así como un amoroso hijo y padre de familia. Precisamente en el prefacio de una de sus obras dejó impresa toda la bondad de su alma de artista: 

“Homenaje Filial a mi bella e inolvidable ciudad natal de Tuxpan y a la venerada memoria de mi excelente padre, Don Alberto C. Sánchez quien, como mi abuelo y bisabuelo, fueron nativos de donde cúpome la dicha de ver la primera luz; y en recuerdo de mi bondadosa madre, doña María Escobar, quien tanto lo amó por haber unido ahí sus destinos a los del hombre al que quiso con toda la grandeza de su alma, fincando junto con él, un hogar pobre, pero donde reinaron la paz y la felicidad en el que mecieron mi cuna y la de mis hermanos y arrullaron nuestros sueños infantiles con sus tiernos cantos”. 
En el año  de 1910, aún recién salido de la adolescencia, Rafael Sánchez Escobar esboza su vena artística como poeta publicando uno de sus primeros poemas titulado:

¡TUXPAN!

AQUÍ, AL FRENTE EL ANCHO RIO
CON UN OLEAJE RISADO; 
Y ALLA, SOBRE EL OTRO LADO, 
EL ALBEANTE CASERÍO. 
EL AIRE SUTIL, ES FRIO; 
LAS NEGRAS AURAS SE ALEJAN; 
Y LOS BOTECITOS DEJAN  
ESPUMEANTES MAREJADAS
QUE SE VEN TORNASOLADAS 
POR LAS LUCES QUE REFLEJAN

EN LOS LADOS U ORILLAS
QUE EL RIO FORMA, MUY BONITAS 
SE DIVISAN MIL CASITAS
BLANCAS, PEQUEÑAS, SENCILLAS. 
ARBOLES - ¡OH MARAVILLAS! –
SEMEJANDO LARGA CINTA
DE UNA CONFUNSION DISTINTA 
DE COLORES: SON MANGALES, 
ALTOS COCOS, NARANJALES, 
QUE FORMAN LA HERMOSA QUINTA.

ENTRE NUBES DE ARREBOL 
SE OCULTA POR EL PONIENTE,
MAJESTUOSO E IMPONENTE 
EL BOQUIROJIZO SOL; 
Y DE RAYOS TORNASOL
EL CIELO ESTA TACHONADO
EL ISLOTE, ABANDONADO 
SE MIRA OPACO, SIN LUZ; 
Y EL CERRITO DE LA CRUZ 
SE DESTACA DE ESTE LADO.

PRINCIPIA YA A OBSCURECER 
Y A LO LEJOS SE DIVISA, 
ENTRE LA NIEBLA CENIZA, 
QUERIENDO DESAPARECER, 
LA PEÑA, QUE ES A MI VER
IMPONENTE FORTALEZA
A LA CUAL NATURALEZA
DEJÓ AHÍ CON MAJESTAD, 
PARA GUARDAR LA CIUDAD, 
PARA DARLE MAS BELLEZA…

YA SALIO VENUS LA ESTRELLA
MAS HERMOSA, MAS BRILLANTE
LA QUE PARECE UN DIAMANTE
POR LAS LUCES QUE DESTELLA.
¡OH TUXPAN, MI TIERRA BELLA!
LA TIERRA DE MIS MAYORES, 
LA TIERRA DE MIS AUTORES, 
¿COMO NO TE HE DE QUERER?
¡SI TU ME VISTE NACER 
Y VIVO AQUÍ ENTRE TUS FLORES!

TUXPAN VER., 1910
RAFAEL SANCHEZ ESCOBAR.


EDITADO EL CONTENIDO DE LA REVISTA “POR AMOR AL ARTE” DEL
MAESTRO MARIO CARREÑO GODINEZ
JUEVES, 4 DE NOVIEMBRE DE 2010

20 DE NOVIEMBRE ANIV. DE LA REVOLUCION MEXICANA
“LA CUCARACHA”

Canción eminentemente revolucionaria, aunque de más antiguo origen. La Cucaracha fue popularizada por los ejércitos combatientes mexicanos a partir de 1914. Es la canción más en boga en la revolución, primero por las fuerzas de Carranza y luego por las de Villa, y forma el tetriptico revolucionario musical con La Adelita, La Valentina y La Pajarera. 

La noche del 24 de Abril de 1914, dos días después de que la ciudad de Monterrey fuera ocupada por las fuerzas del General Pablo González, un militar requirió los servicios del periodista y pianista Rafael Sánchez Escobar para que los alegrara en un centro de diversión. Después de buscar alguna melodía que por su mexicanismo excitara los ánimos de aquellos revolucionarios que se lograban su triunfo Sánchez Escobar recordó una curiosa pieza llamada La Cucaracha que su progenitora le cantaba cuando era niño. Comenzó a tocarla, y desde los primeros acordes notó que los concurrentes la acogían de buen gusto, y le pidieron que la repitiera una y otra vez hasta que la aprendieron y empezaron a silbarla y de ahí la llevaron hasta su campamento y a todo el norte del país. 

Rafael Sánchez Escobar nació en Tuxpan, Veracruz, el 3 de Abril de 1889, y murió en la ciudad de México el 24 de octubre de 1940. La letra de la canción que su madre solía cantarle con el nombre de la cucaracha decía así: 

La cucaracha, La cucaracha ya no puede caminar, porque le falta, porque le falta, cuartilla para almorzar. Si te ves con Severiana le dices que aquí le traigo que aquí le traigo, que aquí le traigo para que haga la mañana… 

-  Si algún día podemos ir a Tampico, ustedes verán a la tía Margarita cantar y bailar la cucaracha -, les advertía la madre, y Rafael y su hermanos esperaban la ansiada oportunidad. Al fin, en 1901, toda la familia Sánchez Escobar salió de Tuxpan hacia Tamiahua, y después de permanecer cierto tiempo en ese lugar en el mes de diciembre del mismo año se dirigieron al puerto de Tampico y como se los prometiera la madre, su tía abuela, doña Margarita Medina de Suárez bailó y cantó aquella curiosa canción. Doña Margarita era originaria de Campeche, y decía que en aquel puerto había aprendido de niña esta canción, por lo que suponía era de origen yucateco. En cambio, Rubén M. Campos asegura que en 1892 escuchó tal canción en el estado de Morelos ejecutada por un conjunto de músicos pueblerinos en una reunión pública. 

Puesto que en ningún periódico le daban trabajo por sus ideas revolucionarias Rafael Sánchez Escobar se vio precisado a recorrer las cantinas y billares de Monterrey, donde tacaba el piano y ganaba algo para vivir. Año y medio tenia de hacer esto cuando dio a conocer La Cucaracha a las tropas del coronel Emilio Salinas. Pero como a los pocos días los soldados pedían a los demás músicos de Monterrey que les tocaran o cantaran aquella pieza y era desconocida para ellos, estos se acercaron al músico periodista para que se las enseñara. Sánchez Escobar no tuvo empacho en hacerlo y entre él y sus colegas popularizaron rápidamente la curiosa y festiva canción. De esta manera La cucaracha tomó carta de naturalización, el ejército revolucionario, y pasó a ser otro más de sus signos guerreros, con los consabidos cambios de la letra de la canción como puede verse en la siguiente cuarteta:

La cucaracha, la cucaracha, ya no puede caminar, porque no tiene, porque le falta, marihuana que fumar…

TOMADO DEL LIBRO “MÚSICOS MEXICANOS” DE HUGO DE GRIAL

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.