"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 20 de agosto de 2018

Erase que se era un Puente en el Estero de Tenechaco

Por: Salvador Hernández García 
Cronista de la Ciudad. 

En su oportunidad el Gobierno Municipal de Tuxpan presidido por el C. Lic. Alberto Silva Ramos, inició la remodelación del emblemático “PUENTE SOBRE EL ESTERO DE TENECHACO”, el cual a partir del inicio de esa obra (1928) y su conclusión y funcionamiento (1930) pasó a formar del paisaje urbano de la Ciudad, misma que en éste caso rejuvenecería su presencia merced al hecho de haber sido comprendido como obra pública inmediata en los primeros cien días de su Gobierno (2011-2013), y hasta ahí todo es “miel sobre hojuelas”, pero... 

Ocurrió que con las particularidades del caso el evento de referencia fue dado a conocer al público a través de diversos medios de comunicación, y adicionalmente se le endosó al boletín informativo una dudosa referencia histórica al respecto de los protagonistas de su construcción, citando pasajes, personajes e instituciones ajenas al hecho de referencia, y como “ya metí mi cuchara”” sobre el particular, a renglón seguido voy a intentar comprobar lo que aseguro, sustentando mi exposición con documentos y fotografías de la época que tengo a la vista y mano. 

De acuerdo con un censo de la época (Noticias Estadísticas del Departamento de Tuxpan. E. Fagés) en el año de 1853, la Villa de Tuxpan contaba con una población de 2,567 habitantes, avecindados en 567 casas distribuidas en 5 grandes manzanas cuadrilongas diseminadas a lo largo de la margen izquierda del río Tuxpan, (su nombre Náhuatl TANNCUPO-AMOYO), entre la calle de “La Media Luna”, hoy en día conocida como la calle Vicente Guerrero, y el Estero de Tenechaco. De esas 567 casas 336 eran de piedra y teja, 31 de embarrado y teja y el resto lo eran de embarrado y zacate. 

Por ese tiempo cerca de la confluencia del Estero de Tenechaco con el río Tuxpan, se construyó un puente que unió a ambas márgenes del Estero, utilizando para el caso madera de la que por cierto abundaba en la región. 

Las medidas originales de dicho puente fueron de 27 varas de largo por 18 de ancho y exceptuando la mano de obra “por jornal voluntario” su costo se elevó a la cantidad de dos mil pesos que fueron aportados por los vecinos más pudientes de la villa. 

A este puente se le dio mantenimiento por espacio de 75 años, pero como era natural, a medida del crecimiento de la villa que a la sazón ya contaba con la categoría de Ciudad (desde 1881), llegado que fue el año de 1927 su población ya rebasaba los 15 mil habitantes. 

A esas alturas en el mes de abril del año 1927 ya había sido constituida la “Junta de Caridad y Pavimentación” presidida a la sazón por el Sr. Celestino Basáñez, iniciando su altruista labor con la pavimentación del primer trato de la CALLE REAL, a partir de la calle Hermenegildo Galeana hasta su confluencia con la calle Porfirio Díaz, hoy en día conocida como calle Revolución. 

Por otra parte colateralmente la necesidad obligó al vecindario a prestarle atención al relevo físico del viejo puente de madera, y para los efectos del caso se constituyó una Junta Vecinal Pro-Construcción del citado puente, cuya directiva quedó integrada en la siguiente forma: Presidente, Sr. Alejandro Chao; Secretario, Sr. Félix González y tesorero, Sr. Vicente Heroles. Como Presidente Honorario fue distinguido el General Alberto Zuno Hernández, Comandante de la Guarnición de la plaza, a cargo del 40 Regimiento de Caballería. Esta Junta Vecinal formalizada su constitución, apelando a la comprensión del vecindario, una vez superadas las contingencias iniciales y elaborado el proyecto bajo la dirección del Ingeniero Orestes Chena, le dio inicio a los trabajos de basificación, pilotaje, construcción de trabes y plataforma, corriendo la mano de obra a cargo de la tropa del 40 Regimiento, gracias a la valiosa aportación del General Zuno Hernández, y no resulta ocioso añadir que en el caso del Sr. Alfredo de la Fuente, a quien erróneamente se le menciona como inspirador del proyecto del Puente en su carácter de Presidente de la Junta de Caridad Pavimentación, éste persona fungió como tal durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre de 1929, cuando ya la construcción del puente estaba por concluirse. Cabe aclarar que el ingeniero Orestes Chena efectivamente fue el responsable de la obra civil, pero en ningún caso la elaboración de la estructura superior metálica del puente fue supervisada en la Ciudad de Monterrey por el citado profesionista, ya que éstas por aquella época eran construidas de acuerdo a un patrón prototípico, por lo que las bases, pilotes, trabes y plataformas de puentes menores, tenían que ajustarse previamente en sus dimensiones de las estructuras superiores, técnica por cierto ya conocida en Tuxpan a partir de que la Compañía Petrolera “THE OIL FIELDS OF MEXICO COMPANY”, establecida en la Terminal Cobos, construyó el ferrocarril COBOS-FURBERO, inaugurado en 1905 por el último Jefe Político de Tuxpan, Sr. Arturo Núñez Juncal. 

Abundando sobre el particular se sabe que para el transporte de la citada estructura superior de acero desde Monterrey a Tuxpan, se realizó con la valiosa cooperación de la citada compañía petrolera que a estas alturas ya había pasado a ser propiedad de la denominada “COMPAÑÍA MEXICANA DE PETRÓLEO EL ÁGUILA”, ya acostumbrada a esa rutina de transporte debido a que esas empresas utilizaron ese tipo de estructuras metálicas en los puentes que construyeron en su oportunidad a lo largo de los 82 kilómetros de la citada vía ferroviaria Cobos-Furbero. Las estructuras eran transportadas desarmadas vía ferrocarril desde Monterrey hasta el Puerto de Tampico, y de ahí eran conducidas a bordo de los llamados “Chalanes Cuadrados de Fierro” por la vía del canal interior de navegación conocido como “El Chijol-Laguna de Tamiahua-Canal de Mojarras-Laguna de Tampamachoco”, para finalmente ser descargadas en los muelles de la Terminal de Cobos. 

A guisa de colofón es oportuno mencionar que el vocablo Tenechaco es de origen Nahuatl y desglosado tiene el siguiente significado: “A LO ALTO, ARRIBA DE LAS PIEDRAS CENICIENTAS O DE CAL”. Se deriva de TETL, piedra, NEXTLI, cal, y ACO, arriba y su pronunciación original es TETLNEXTLIACO. Cuando menos así lo consigna un boletín expedido por la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística en el año de 1848, firmado por el Dr. Faustino Chimalpopoca Galicia, Presidente del Instituto Nacional de Idiomas Mexicanos. 

P.D. LA VARA ES UNA MEDIDA CASTELLANA DE LONGITUD DE 0.835 M. DE NADA. 



* FOTOGRAFIA MABARAK HERMANOS 1906. 





* EL GENERAL ALBERTO ZUNO HERNÁNDEZ Y EL TENIENTE CORONEL ZARZOZA VERASTI. 1930. FOTO CIRO FANO. 





* EL PUENTE DE TENECHACO EN PLENA CONSTRUCCIÓN. LA MANO DE OBRA A CARGO DE LA TROPA DEL 40 REGIMIENTO LA PERSONA ALTA DE BLANCO QUE SE OBSERVA EN LA FOTO ES EL ING. ORESTES CHENA ENCARGADO DE LA OBRA CIVIL. FOTO ALBERTO VINIEGRA.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.