"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 13 de agosto de 2018

¿Será verdad que todo tiempo pasado fue mejor?


ESCRIBE: SALVADOR HERNANDEZ GARCIA

CRONISTA DE LA CIUDAD

JUZGUELO USTED MISMO. Las nuevas generaciones tienen la idea de que las personas selectas son muy proclives a sostener la creencia de que "todo tiempo pasado fue mejor" y que antes al contrario es mejor el presente, por lo que ante tan opuestas opiniones no resulta ocioso realizar un comparativo apelando a los referentes históricos de la evolución de Tuxpan como Municipio, Ciudad y Puerto, así como de los factores y actores que incidieron en ello como coadyuvantes. 

Por el año de 1925, una vez calmado el turbión revolucionario y desaparecida del panorama administrativo Municipal la ominosa figura de la Jefatura Política, se organizaron en su lugar los Gobiernos Municipales, bianuales, por cierto, por medio de la elección previa de los Ayuntamientos Constitucionales y en el caso de Tuxpan, por ese año, el Cuerpo Edilicio estaba formado -por los más preclaros ciudadanos de la localidad, como lo fueron el Alcalde, D. Antonio Álvarez P. el síndico Único, Br. Zósimo Pérez Castañeda; los Regidores Sres. Félix Castillo, Hilario Ariguznaga Juan Gómez y Fidel Hernández, siendo su tesorero el Sr. J. Manuel Pérez Banuet. 

Pese a ser considerado éste como un H. Ayuntamiento de lujo, no era mucho lo que esta Institución podía hacer al respecto de la obra pública, ya que prácticamente dependía en lo económico de los pocos recursos que recaudaba y éstos tenía que distribuirlos prioritariamente en pagarle sus sueldos al profesorado, al personal médico y laboral del hospital “Benito Juárez", así como a los empleados al servicio de la Presidencia Municipal, a la policía y a los recolectores de basura, mientras que por otra parte le daban mantenimiento al alumbrado público, al mercado Municipal y a los campos deportivos.
por contraste, colateralmente el Municipio en conjunto se deslindó de su crónica modorra y a partir de entonces comenzó su marcha hacia mejores metas y el dinamo generador de toda esa energía fue el campo, cuya generosa y diversificada producción agrícola, pecuaria, avícola, porcicola, apícola y pesquera, se significó por semejarse al mítico cuerno de la abundancia. 

Sus montes, bosques y reservas selváticas aportaron una considerable cantidad de maderas preciosas, tales como cedro, ébano, caoba. chijol, alzaprima, zapote y otras, que además de ser artículos de exportación, por otro lado fueron aprovechadas en los astilleros locales en los cuales los carpinteros de la ribera porteños construían todo tipo de embarcaciones marinas, tanto para la navegación fluvial y de cabotaje como para la marítima de altura, siendo reconocida su excelencia como la mejor de la república. 

La diversidad agrícola del campo que incluyó desde gramíneas, frutales y hortalizas, se produjeron en tal abundancia que además de saturar el mercado local, así mismo bastó para comercializarla en toda la región, y ello dio lugar a la generación de empleos, lo que en conjunto influyó para incrementar el comercio en lo general en sus más variadas actividades, todavía no había PEDICHES DE OPORTUNIDADES. 

Mención aparte merece el auge que produjo la exportación del plátano Roatán, el mismo que hoy en día se "importe del mercado Defeño de "La Viga", fue esa la "Época del Oro Verde", en alusión a las grandes cantidades de dinero que circulaba por la comercialización producido en el Tuxpan de antaño, y precisamente sobre esa actividad da cuenta un boletín relativo al movimiento portuario registrado del 3 al 8 de Julio de 1932, publicado por el semanario EL PUERTO, al siguiente tenor: “El día 3 zarpó de éste Puerto, con destino a Mobile, Alabama, E.U.A., el vapor FLORIDA, con un cargamento de 160 toneladas de plátano de Roatán poco, más o menos 8 mil racimos."

"En Julio 6, el vapor MEXICO TRADER fue despachado en Tuxpan con destino a Mobile. U.S.A., con un cargamento de 12 mil racimos de plátano Roatán".

Y así mismo consigna dicho boletín: "En los 8 días que se llevan transcurridos del mes en curso, han sido numerosos los chalanes que cubriendo el servicio del recorrido que se hace entre éste Puerto y el de Tampico, por el canal interior de navegación Tampamachoco-Mojarras-Laguna de Tamiahua-El Chijol, y se ha registrado un gran movimiento de carga de más de mil y-pico​ de toneladas de plátano Roatán, que suman aproximadamente 4O mil racimos".

Cabe añadir a tal respecto que aún con las limitaciones que le eran propias a Tuxpan como un Puerto de rio, típico de cabotaje,-con el apoyo de los chalanes llamados "cuadrados"  alijos, construidos por cierto  en los astilleros locales, tanto el plátano Roatán como otros productos exportables eran utilizados para transportarlos hasta la mar abierta, en los llamados "Bajos de Tuxpan", en donde fondeaban los vapores que recibían dichos productos, por lo que con tal sistema funcionaba de hecho como Puerto de Altura, pues por  otra parte de sus costas "se exportaba" o más bien se saqueaba la producción petrolera de la región que se transportaba en los buques-tanques surtos en los mismos bajos de Tuxpan, de En medio y de Tanhuijo. 

No había crisis, había empleos y alimentos para todo aquel que trabajaba, tanto en el campo como en la Ciudad, el bienestar familiar se reflejaba en que por lo regular todas las familias  eras dueñas propietarias del predio en donde tenían en sus viviendas, mas sin embargo la Ciudad cabecera de Tuxpan, en su aspecto físico no había cambiado sustancialmente, salvo algunas mejoras de remozamiento de los parques y jardines y la conservación y mantenimiento de los embarcaderos ribereños.

Desde luego que una situación tan irregular y contrastante no podía prevalecer. A esas alturas la sociedad civil en todos sus segmentos sociales se encontraba debidamente organizadas, ya fuera en Logias Masónicas o Asociaciones Mutualistas, o en organizaciones tales como el Sindicato de alijadores y carretilleros del Puerto, la Unión de Marinos del Puerto, la Sociedad Cooperativa de alijadores, el Sindicato de Choferes, la Delegación de comunidades agrarias, la Unión de Filarmónicos, la Unión de Carpinteros de ribera y calafates, el Sindicato de Panaderos y Similares, la Unión de armadores, el Sindicato de electricistas, la Unión de comerciantes en pequeño, la Unión de Trabajadores marinos, la Cooperativa de alijadores y estibadores, la cooperativa de comerciantes, la federación obrera y campesina, La Unión de Clasificadores, checadores y corta rabos de plata, el Cuadro Artístico Tuxpeño, el Gran Centro Revolucionario de Obreros y Campesinos, la Unión de veteranos de la Revolución Huasteca, el Partido​ Reeleccionista, el Partido Institucional y coaligados, la Sociedad de Patrones y maquinistas del Puerto, y numerosas sociedades y asociaciones civiles, así como Juntas de vecinos. 

Todas estas organizaciones, de una manera u otra cooperaban con el Gobierno Municipal en turno, en la promoción y hasta en el financiamiento de determinado programa de asistencia social de beneficio público, pero Tuxpan no revesaba su condición de rancho grande en auge. Las sinuosas calles, callejas y callejuelas de su accidentada topografía circundantes a los cerros, por lo regular carecían de pavimento y si acaso alguna de ellas, como la Felipe Berriozábal contigua a la Iglesia, estaba empedrada. Se carecía de agua entubada por lo que el vital líquido era el agua lluvia almacenada en los aljitubada por lo que el vital líquido era el agua  de lluvia  almacenada .La luz eléctrica la suministraba una Empresa particular solamente por un lapso de 4 horas al día; de las 8hs a las 22hs., en tiempo de estío y de las I7hs a las 21hs. en temporada invernal. En el Tuxpan de aquella época coexistía una población cercana a los 20 mil habitantes. 

Por ese tiempo y a pesar de la bonanza económica de la que disfrutaba Tuxpan como consecuencia de su ubérrima producción agropecuaria y de otros rubros tales como el pesquero y porcicola, paradójicamente la Ciudad cabecera continuaba anclada a su pasado, ofreciendo a la vista de propios y extraños la misma bucólica fisonomía que se le advertía desde principios del siglo XX, muy a pesar, inclusive, de que las diferentes clases sociales de la localidad se encontraban agrupadas en compactas organizaciones que solían actuar en beneficio y/o de defensa de los intereses públicos que les eran comunes por afinidad, empero en todas ellas se advertían ya, las primeras acciones de auténtica participación ciudadana, destacando entre las más importantes de ellas la ocurrida ya casi para finalizar la década de los años treinta, cuando por generación espontánea fue constituida la HONORABLE (y poco después, con base a sus méritos, decretada oficialmente como BENEMÉRITA) JUNTA DE CARIDAD Y PAVIMENTACION, integrada por las personas más representativas de todos los segmentos sociales de la Comunidad, siendo su finalidad la de promover y agenciarse recursos para financiarlas a esas alturas tan necesarias obras materiales y sociales que sirvieran de base a la construcción de la infraestructura urbana integral de la Ciudad cabecera, junto con su consecuente ampliación de las áreas rurales. 

En tales condiciones y bajo esas premisas fue como en el año de 1926 quedó constituida formalmente la HONORABLE JUNTA DE CARIDAD Y PAVIMENTACIÓN de Tuxpan, la cual en su oportunidad le sirviera de modelo para crear las Juntas de Mejoras a nivel Estatal, al Gobernador de Veracruz, el Ex-Diputado Federal por Tuxpan, Adolfo Ruiz Cortines, quien años después, en su carácter de Presidente de la República, fundara las Juntas Federales de Mejoras Materiales. 

Y en el entorno de esa Junta gravitaron otras Juntas Vecinales Comités, Patronatos, y otras asociaciones civiles, sociedades y todo tipo de agrupaciones​ y organizaciones civiles, constituidas con el loable propósito de coadyuvar con la Junta original, y una de esas Juntas lo fue la Junta Vecinal Pro Construcción del Puente de Tenechaco, obra que fue realizada en el tiempo record de un año, al mismo tiempo en que le JUNTA DE CARIDAD y PAVIMENTACION, iniciaba la pavimentación de las calles citadinas a partir de "La Calle Real" hoy en día conocida como "Benito Juárez", a partir de la calle H. Galeana hasta su confluencia con la calle Genaro Rodríguez; siendo apoyada dicha Junta por el grupo femenil "ACCION", integrada por entusiastas damitas de la localidad, entre las que figurara la Srta. Juan Heroles, Futura-madre de D. Jesús Reyes Heroles. 

Los recursos económicos que obtenía esa Junta provenían de la celebración de bailes populares; de la organización de las fiestas del Carnaval; de funcionamiento de una lotería de cartones; de la puesta en escena de todo tipo de espectáculos de teatro, cuadros artísticos, de variedades y literarios, con artistas locales. 

7 años después de haber desarrollado intense actividad en el desarrollo y cumplimiento de sus proyectos y programas, la Benemérita Junta de C. Y P hizo Público un informe sobre el resultado de sus actividades de participación -social ciudadana, ratificando su cometido con una leyenda comprendida en una placa de bronce adornada en su relieve con una columna dórica trunca, en la cual puede leerse su lema: ¡ESTA ES LA OBRA DE UN PUEBLO QUE ASPIRA A SU GRANDEZA!.

El informe de referencia se detalló lo siguiente: Pavimentación y embanquetado de la "Calle Real" (Benito Juárez) con un total de 6,105-28 Ms. cuds. con un costo de $24,416.61 a razón de $4.00 por M/2., se pavimentó el circuito del "Parque de la Reforma", (Antes Regeneración) y se le dotó de áreas verdes, 50 bancas y arbotantes de alumbrado público; se cooperó con 3 mil pesos para la construcción del Puente de Tenechaco; se construyó el embarcadero y las escalinatas de acceso a los transportes fluviales de pasaje y carga en parte de la margen izquierda del rio; se remozó el "Parque Hidalgo"; se embovedó el zanjón conductor de aguas negras que atravesaba longitudinalmente la calle Melchor Ocampo y se pavimentó su superficie; se construyeron los sanitarios de la Unidad Sanitaria; se pavimentaron las calles González Ortega, J. M. Morelos, 5 de Febrero, Gral. Arteaga, Miguel Lerdo de Tejada, J. L. Garizurieta, H. Galeana, Revolución, Francisco I. Madero, Genaro Rodríguez, se construyeron las gradas del parque deportivo Álvaro Obregón, se le otorgaron frecuentes donativos económicos al Hospital Civil “Benito Juárez", y se financiaron parcialmente los trabajos de reacondicionamiento de los caminos vecinales Tuxpan-Barra Norte y Tuxpan-Álamo, y todo ello logrado con el esfuerzo de una sociedad civil con espíritu comunitario.

Cabe también destacar que las sociedades de padres de familia de las diversas escuelas primarias que funcionaban en incómodos y antiestéticos jacalones, trabajaron por espacio de varios años organizando y celebrando todo tipo de eventos, tales como bailes, kermeses, tómbolas, rifas, funciones de boxeo y lucha libre, veladas artístico-literarias, etc., logrando recaudar fondos económicos que emplearon para construir nuevos edificios que albergaron las Escuelas​ Primarias, "Enrique C. Rebsamen", "Miguel Lerdo de Tejada", "Ursulo Galván", "Rafael Valenzuela", “Benito Juárez", "Miguel Hidalgo" y "Venustiano Carranza“.

Por otra parte se distinguieron los Comités "Pro Construcción de la carretera Tuxpan-México" y pro fundación de la Escuela Secundaria y de Bachilleres, cuyos cometidos fueron logrados por ambos. Sucesivamente se fueron constituyendo diversos patronatos y Comités que promovieron la construcción de las obras portuarias incluyendo los muelles escolleras, dragado del rio, etc., la construcción del boulevard ribereño "Las Palmas", la construcción del muro de contención sobre la margen izquierda del Rio Tuxpan, la construcción del Puente sobre el mismo rio, etc., y para las gentes de aquellos tiempos era un señalado honor ser distinguido para integrarse a esos organismos de labor comunitaria, lo cual hacían en forma desinteresada en 10 personal, y sólo animados por el sano deseo de servirle a su comunidad.

En su caso los Gobiernos Municipales ya deslindados de la pesada carga de pagar los sueldos del magisterio, pudieron continuar con la labor de ampliar la infraestructura urbana de la Ciudad, la cual además de la pavimentación y embanquetado de las calles citadinas restantes, incluyó el tendido de la red de agua entubada desde sus mantos acuíferos a 12 Kmts. de distancia hasta ésta Ciudad, comprendiendo ésta obra la construcción de 3 grandes contenedores ubicados en otros tantos cerros de la localidad, y cabe destacar a tal respecto que en éstos trabajos considerados faraónicos por las condiciones de esos tiempos, la mano de obra corrió a cargo del personal de trapa de la XIX Zona Militar de Tuxpan, a cuyo frente figuraba el General de División, Juan Soto Lara.

Por su parte los Diputados Federales y Locales no se dormían en sus laureles, y antes al contrario se destacaron como excelentes gestores y auténticos representantes populares, funcionando en sincronizadas acciones como enlaces entre los sucesivos Gobiernos Municipales locales con los Gobiernos Federal y Estatal, obteniéndose mediante su gestoría, la construcción de diversas Xavier Obras materiales de cierta consideración cuyos costos no estaban al alcance del presupuesto Público Municipal, y en esas labores de gestoría se distinguió el diputado Federal, Don Antonio Pulido Cobos, quien por coincidencia se desempeñó como tal en el trienio que comprendió el azote en la región de los ciclones "Hilda” y “Janet", que causaron la inundación que entre otros daños causó el socavamiento de los drenajes y de la red de alcantarillado, así como la fractura del Pavimento de las calles citadinas. Por la cercana relación que el diputado Pulido Cobos tuvo con el Sr. Adolfo Ruiz Cortines, Que bien fuera su suplente como Diputado Federal por Tuxpan en años anteriores, y quien a la razón se desempeñaba​ como Presidente de la República, este diputado se puso al frente de la reconstrucción de todo lo dañado, atendiendo instrucciones Presidenciales, y además de solventarse esas tareas, se procedió a la construcción del Palacio y del Mercado Municipal, y posteriormente de la Unidad Deportiva y del “Boulevard Ribereño, así como también se rehabilitaron los caminos vecinales de las áreas rurales, se instalaron costureros municipales en sus 86 comunidades, y se tendieron pequeños puentes y vados en los pasos sobre los arroyos. 

Ésta febril actividad de participación ciudadana y de marcado espíritu comunitario se practicó hasta principios de la década de los años sesenta, pero por razones cuyas causas valdrían la pena investigar, fue menguado considerablemente al paso de los años, hasta desaparecer por completo aquellas -Juntas, Comités, y otras organizaciones que desinteresadamente apoyaron todos los movimientos sociales que se registraron para lograr el progreso y desarrollo de Tuxpan.
Las obras materiales que lograron construir las generaciones anteriores ahí están, a la Vista de propios y extraños, como un testimonio que se apega e interpreta el lema de la Benemérita y Honorable Junta de Caridad y Pavimentación... ¡ESTA ES LA OBRA DE UN PUEBLO QUE ASPIRA A SU GRANDEZA! o Esto fue mas o menos lo que ocurrió en el pasado, en el transcurso de casi 40 años a partir de 1926, y para compararlo con el presente se impone preguntar: ¿Qué sucedió en los 40 años siguientes? Bueno, a partir de que se empezaron a encarecer los votos, los Gobiernos de los 2 niveles superiores inventaron los programas cortoplacistas de supuesta asistencia social, que más que ello funcionaron como cohechos electoreros. 

Se institucionalizó la dádiva "solidaria" con base en las migajas sobrantes, y así desfilaron los Pro campo; Progresa, Oportunidades, Mujeres en Solidaridad, Programa de Adultos Mayores, de Niños de la calle, CANEZA, Piso Fiel, Techo Fiel, De despensas, Solidarias, a y además, con lo cual se saboteó la iniciativa laboral. El campo dejó de producirse agudizó el desempleo. Se constituyeron los Patronatos pero... ¡De pedigüeños!, y ahora para mayor desfachatez están diseñando un programa de atención a Madres solteras, como si los contribuyentes tuvieran la culpa de su condición como tales, y ante tan contrastante realidad se replantea la pregunta... ¿será verdad que todo tiempo pasado fue mejor?.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.