"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 3 de septiembre de 2018

La Ecología y Yo, Tú, Ellos, Nosotros y Vosotros

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

Algunos por omisión directa y los demás por omisión indirecta, pero el caso viene siendo que todos en conjunto somos responsables del cada vez más creciente deterioro que viene sufriendo nuestro entorno ecológico y el medio ambiental, tanto en su suelo como en el aire, sus cuerpos de agua, y particularmente en la criminal y sistemática contaminación de nuestro Rio Tuxpan, que en la práctica viene siendo utilizado como letrina receptora de aguas negras y vertedero de envases plásticos y materias no degradables, sin desapercibir por otra parte la dañina aportación destructiva de la flora, la fauna y las especies marinas que causa con sus derramas y contaminantes efluvios la Planta Termoeléctrica “Adolfo López Mateos, tanto en la costa marítima de su entorno, como en la Laguna de Tampamachoco, con el agravante de la afectación de la salud humana que provoca la dispersión en los aires de la lluvia acida de su humeante penacho. 

Desde luego que no se trata de satanizar el desarrollo industrial por el solo prurito de hacerlo. Nada hay de eso. Simplemente se trata de insistir en que se apliquen los mecanismos contemplados para que ese desarrollo conviva en perfecto equilibrio y armonía con la naturaleza, que es la base de la supervivencia del ser humano.

Pero además de ello nosotros mismos debemos de emprender acciones preventivas para no contaminar nuestro entorno ecológico, comenzando por evitar el indiscrimado arrojo de basura, plásticos, envases y todo tipo de desperdicios no degradables derramados al paso por nuestras calles citadinas y/o en los lugares públicos.

Lo más recurrente de esa incultura ecológica lo protagonizan estos irresponsables padres de familia, quienes al acompañar a sus críos en los eventos públicos, desfiles escolares o simples paseos de diversión por parques y jardines, celebración popular e incluso en sus propios planteles escolares, sino es que ellos mismos lo hacen, ante su propia vista le permiten a sus infantes que arrojen al piso las bolsas y envoltorios de comida o golosinas, recién consumidos y los mismos envases plásticos de bebidas, lo cual explica, aunque desde luego no lo justifica, que esos omisos padres de familia en su caso carecieron ellos mismos de las más elementales nociones del respeto que el ser humano le debe a la naturaleza, y que esta suele cobrar facturas cuando se le agrede. Con tales conductas y actitudes están demostrando un total desconocimiento de lo que la preservación de la Ecología y el Medio Ambiente significa para la supervivencia de la humanidad, y ante tal ignorancia ¿Qué le pueden enseñar a sus críos?

Quienes no formamos parte de ese numeroso contingente de esas personas puercas y cochinas, no debemos mostrarnos omisos e indiferentes ante esta situación, y en principio, por todos los medios legales a nuestro alcance debemos de hacer un frente común para evitar que ello siga ocurriendo.

En lo personal se me ocurre que la ciudadanía, la juventud misma y hasta la niñez, debemos de organizarnos en conjunto y presionar a quien o quienes necesiten ser presionados para que las Autoridades Educativas incluyan en sus programas y calendarios escolares, como materia obligada la correspondiente a la Ecología, y si por un lado debemos de reconocer, a la vista de los hechos que la actual generación ha demostrado que es una generación perdida en la materia ecológica, ¡Démosle la oportunidad a las generaciones venideras para que se cultiven y adquieran cultura ecológica.

El concepto que priva sobre la práctica de un sistema protector de la Ecología, de ninguna manera se opone al desarrollo material e industrial, y por el contrario lo considera como una necesidad y exigencia de la sociedad para impulsar su desarrollo, habida cuenta que su función radica en la búsqueda de satisfactores, empero debe de entenderse y aceptarse que a estas alturas se precisa de una nueva relación de la naturaleza con la sociedad, y que esta constituya la base de un nuevo ordenamiento económico, social y político, el cual debe de estar sustentado en una educación integral que incluya la materia ecológica, susceptible de rediseñar los contenidos y formulas educativas tradicionales, dando paso a nuevas formas de comprender a la naturaleza y al ser humano como componentes complementarios de un todo que, por su propio instinto de conservación, está obligado a practicar la necesaria política de coexistir en el justo equilibrio de una pacifica armonía.

Al respecto de esta tesis, resulta obvio entender que para lograr a cabalidad ese objetivo en forma integral, prioritariamente se debe de comenzar por participar en la formación intelectual de la niñez y de la juventud, en quienes en principio y por principios, se debe de sembrar en sus conciencias el respeto que todo ser humano le debe a la madre naturaleza, y la armonía que debe de existir entre esta y la sociedad humana, a fin de coadyuvar a formar a un ser humano nuevo, destinado a modificar en todo lo necesario los patrones de su conducta como tal, apelando a tesis más congruentes para la constitución de una nueva sociedad.

En este sentido se deben de promover acciones ante las instituciones educativas con competencia en la materia, para que en los ciclos escolares de todos los niveles, se incluya una perspectiva ecológica orientada a subrayar y destacar las relaciones de concordancia que deben de prevalecer entre los seres humanos y la naturaleza.

Coincido con quienes sostienen la idea de que el sistema Educativo Nacional debe de promover e incluir en sus programas, una educación integral susceptible de desarrollar todo el potencial humano a efecto de que en la mente de la niñez y de la juventud se germine el sentimiento de constituirse en actores y factores, pensantes y actuantes que en su caso coadyuven a preservar nuestro entorno ecológico-ambiental a efecto de convivir en perfecta armonía con la naturaleza, y de la misma manera en que las Instituciones Educativas ejecutan acciones oficiales para combatir el analfabetismo, y en otros casos incluyen en sus programas numerosos desfiles y actos conmemorativos de dudosa naturaleza cívica, así mismo ejecuten acciones que colateralmente comprendan programas para fomentar la cultura ecológica, habida cuenta de que esta, por lo menos en Tuxpan, brilla por su ausencia, y a quien no lo crea solo le bastara para comprobarlo darle el mas somero vistazo a nuestro Rio Tuxpan tan criminalmente contaminado por la irresponsabilidad e ignorancia de una gran parte de los habitantes de esta Ciudad cabecera, así como de sus pobladores de las Comunidades ribereñas.

Partiendo de tal necesidad y de este principio, se debe de pugnar por conducir nuestras estrategias para lograr la convivencia armónica de quienes integramos la sociedad civil, dentro de un marco de un verde hábitat, lleno de vegetación y vida para todos los seres humanos, y bajo ese considerando se debe de entender que esa es una tarea que a todos nosotros nos corresponde, sin importar credo, raza, religión, ideología política, edad, sexo, clase social o identificación Partidista, ya que la naturaleza es de edad indefinida y carece de todo tipo de logotipo ya que es universal.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.