"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

lunes, 29 de octubre de 2018

Génesis del puerto Tochpan-Tabuco y su posterior contacto con los españoles

POR: SALVADOR HERNANDEZ GARCIA
CRONISTA DE LA CIUDAD

La vocación natural de Tuxpan como Puerto, se remonta a la época Prehispánica y coincide en paralelo con el primer asentamiento humano que tuvo lugar en las riberas de la laguna de “LA MATA DE TAMPAMACHOCO”, registrando esa actividad comercial como tal,  unos cuantos siglos anteriores a la A. N. E. (Pánuco I), de acuerdo a como coinciden los Antropólogos especializados en Cultura Huasteca.

Ya para esos tiempos, sus residentes sostenían un intenso comercio de trueque e intercambio con los navegantes Chontales y Mayas que realizaban sus periplos marinos sobre las costas del Golfo de México, a efectos de intercambiar con los naturales de Panotlan (Pánuco) y Tochpan (Tuxpan) los productos de cada lugar, situación está que prevaleció durante varios siglos anteriores a la Conquista, aunque debe de señalarse que durante ese tránsito la población original de los Tochpanecas de Tampamachoco se fue incrementando gradualmente terminando por extenderse e instalarse rio de por medio en los ribazos de Tabuco.

Casi 5 años después de que el navegante Genovés Cristóbal Colón  anclara sus carabelas en el territorio insular del nuevo continente, y una vez que la Corona Española lo reclamara como suyo, el 10 de mayo de 1497 partió de Cádiz una expedición que según referencias de Américo Vespuccio, tocó Tierras Costeras del Golfo de México sin que se dieran desembarco alguno.

A causa de este viaje las costas del Golfo de México empezaron a ser trazadas en los mapas de las época y de ahí posiblemente tomó los datos elementales el navegante Juan de la Cosa para elaborar su mapa en cuyo perfil aparece la Isla de Cuba y la Costa Mexicana (1500).

Posteriormente se diseñaron otros mapas como el de Cantino en 1502, el de Caverio en 1505 y el de Waldseemuller en 1507, en los que si bien con ciertas fallas ya se aprecian las costas de Yucatán y del Golfo de México hasta Florida, solo fue hasta el año  de 1513 en que aparece un mapa ya con el Golfo de México más definido. 

En el año de 1517 y utilizando estas referencias náuticas como guía y patrón, Francisco Hernández de Córdoba zarpa de Cuba y navega frente a las costas de Yucatán y Campeche para retornar después a su punto de partida, y el conocimiento primario que se tuvo de las condiciones de esas costas, dio lugar a que el 23 de abril del año de 1518 partiera desde la ya colonizada Isla de Cuba, una expedición exploradora a cargo de Juan de Grijalva.

La nave insignia era la “San Sebastián” con Grijalva a bordo. El día1° de mayo  pasaron por el Cabo de San Antonio y llegaron a la Isla de Cozumel. 3 días después tocaron Champotón para proseguir a San Juan de Ulúa y más adelante,  al continuar su ruta avistaron las desembocaduras de los ríos Cazones y Tancupo Amoyo (Rio Tuxpan) precisamente el día 28 de Junio del citado año de 1518 para continuar su periplo hasta Cabo Rojo de donde parten hacia Cuba, y de su paso por Tochpan y su contacto con los naturales da referencia Bernal Díaz del Castillo, un miembro de esa expedición, quien en el capítulo XVI de su obra LA VERDADERA HISTORIA DE LA CONQUISTA DE LA NUEVA ESPAÑA, señala lo siguiente: 

“Llegamos navegando frente a las sierras de Tuspa… por que se nombra así el pueblo junto a donde aquellos están, e caminando más adelante vimos muchas poblaciones, y estarían la Tierra adentro dos o tres leguas”.
No se tienen referencias de que este primer contacto que se dio entre los expedicionarios de Juan de Grijalva y los naturales de la Tochpan haya sido belicoso, y antes al contrario, según consigna Fernando Benítez en su obra  “La Ruta de Hernán Cortez”. (Pág. 77 3°párrafo). El encuentro entre ambos grupos tuvo un resultado un tanto chusco, ya que “Mientras que el Capitán Juan de Grijalva con sus 3 naves restantes, explora inútilmente las costas de la Tochpan a la vez intercambia con los naturales collares de cuentas de vidrio por relucientes hachas cobrizas creyendo que son de oro”.

Por lo menos en los 9 meses siguientes de la citada fecha de Junio 28 de 1518, los pobladores costeros del Golfo de México de lo que hoy en día forma parte del territorio Veracruzano, no tuvieron noticia ni presencia de las gentes venidas del mar que les visitaron en la víspera, lo que siguió después es Historia conocida. 

El 10 de Febrero de 1519 parte de Santiago de Cuba con destino al continente una flota expedicionaria integrada por once navíos, a cuyo frente venía   Hernán Cortez quien traía bajo su mando a 508 soldados, sin contar maestres, pilotos, clérigos y marineros equipados con 16 caballos, 32 ballesteros, 13 escopeteros, 10 cañones de bronce y 4 falconetas, bajo la consigna de “hacer cartas y memorias de todo lo que viere en la costa como puertos y aguadas y requerir a los indios a nombre del Rey para que se sometan a su yugo e servidumbre y Amparo Real”. 

Apenas llegado a las Costas del Golfo de México Cortez cumplió a cabalidad su consigna. El día 20 de abril de 1519, se fondea en la Isla de Sacrificios, para un día después el 21 que era Jueves Santo fundara la Villa Rica de la Vera Cruz, siendo ahí donde dio término a su actividad marina para después internarse en el altiplano del Valle del Anáhuac donde a base de truculencias y complicidades conquistó la Gran Tenochtitlán ( Agosto 13 de 1521) hecho que se tradujo posteriormente en la sujeción y esclavitud de sus pobladores Meshicas y demás Pueblos de Mesoamérica quienes durante los casi 300 años siguientes junto con sus territorios estuvieron bajo el dominio de la Corona Española. 

Por lo que se refiere a la Huasteca Veracruzana y su zona costera que es donde se ubica el puerto de Tuxpan, se puede citar que su Conquista por parte de los invasores se dio en forma gradual y puede mencionarse que su consolidación definitiva tuvo lugar hasta finales de 1522.

Como quiera que hayan tenido lugar los sucesos posteriores,  Hernán Cortez en su momento y una vez que se impuso a los Huastecos fundó en la antigua Panotlán (Pánuco) la Villa de Santiesteban del Puerto, encomendando a 130 pobladores Hispanos los pueblos tributarios vecinos, y a uno de esos soldados aventureros de nombre Andrés de Tapia  le desplazó hacia el sur, por la franja costera del Golfo de México, para que se apropiara en Encomienda del antiguo Señorío Huasteco de Tochpan y de su puerto Tabuco.

En esas condiciones Andrés de Tapia ejerció su dominio sobre esas Tierras y sus naturales hasta por 3 generaciones, y de ello existe en el Archivo de Indias el siguiente registro: 

“Tuspa o Tabuco, era Encomienda de Andrés de Tapia. Las Tierras de este pueblo confinan con la mar y están mezcladas con las de Papantla, sin división alguna.  Tienen buenas sabanas. Una de estas tiene 7 leguas de largo y 5 de ancho por la que pasa el rio de Tancupo Amoyo dándose el cacao en su ribera y contando con una gran pesquería; otra más tiene 5 leguas por lado también atravesándola el mismo rio. Lo demás es tierra montosa. Está a 35 leguas de Panotlán, junto con Papantla que también es de Andrés de Tapia. Tiene términos de 25 leguas de largo y 20 de ancho, confina con Tamiahua, Tenextiquipaque, Cicoaque, Zapotlán, Tuzapan y Quecalcoaque.” 
Por otra parte Tamiahua, por su vecindad con Tuxpan y la afinidad de sus características hidrográficas territoriales que ambos poblados compartían en común, tangencialmente fortalecía las actividades comerciales del puerto vecino canalizando su gran producción pesquera. 

No resulta ocioso hacer notar que cuando los Españoles pisaron Tierra firme de  Tochpan y Panotlán tales lugares ya estaban poblados y encontraron que sus naturales ya ejercían intensas actividades comerciales, teniéndose noticia que desde que se inició la Conquista y Colonización de ese territorio, la actividad portuaria comercial se intensifico en forma tan notable, a tal punto que en Diciembre 20 de 1539, según lo consigna Francisco del Paso y Troncoso (Papeles de la Nueva España)  el procurador Diego de las Roelas, le solicita al Rey Español (Felipe II) que se cambiara el Puerto de la Vera Cruz a esta región, o en otro caso se habilitase como puertos los puntos mencionados, y seguramente como consecuencia de esta sugerencia se fijaron en ellos aduanas por donde se introducían todo tipo genero de mercancías y vituallas procedentes de ultramar.

Por otra parte entre las nuevas Ordenanzas Reales expedidas por la Corona Española, se contaron las Mercedes Reales. Estas prácticamente se constituyeron en un título perpetuo de posesión de la tierra  y su repartimiento incluía además de esta, las aguas, los montes o bosques así como los pobladores indígenas que en ellas había, y estas, por cierto establecieron las bases de las Haciendas que se fueron formando en el México Post Independiente.

Al respecto de la Tospa, así llamada a esas alturas, en 1581 el Virrey, Conde de la Coruña, otorgó una Merced Real en Tierras de Tabuco, a Toribio de la Portilla, y colindante al mismo lugar otra Merced Real a Agustín de Aguilar. Sucesivamente estas Mercedes Reales que se fueron concediendo en territorio de Tabuco, recayeron en Juan Gallego y Diego Sánchez (1586) Antonio de Carvajal y Rodrigo Gómez en 1591 y sobre el referido dominio de Andrés de Tapia nos da cuenta en sus Memoriales el Obispo Auxiliar de Tlaxcala, Fray Alonso de la Mota y Escobar, al siguiente tenor: “Rio de Tancupo Amoyo” a 5 leguas, buen camino, Confirmados: 75.

“Pesquería (El) jueves salí (De Cazones) y fui a comer y  a dormir a las pesquerías de Don Andrés de Tapia (Chosno del Encomendero original) en este famoso rio al que son 5 leguas de camino por la playa del mar, con tiempo fresco y sin sol. Llegue aquí temprano, comí y después de comer, Confirmé a 75 criaturas de Indios y negros”.
“Es este río muy ancho, hondable y de muy buen pescado y buena agua. Tiene aquí una pesquería Don Andrés de Tapia que le administran algunos negros, esclavos suyos; hay, también, algunos indios casados, de asiento, y son estas pesquerías sujetas a la doctrina de Tamiagua que dista 8 leguas, así yendo por el río como por tierra, como por el río y laguna de Tanguijo o de Tamiagua que es apacible y de mucho pescado. No se ofreció cosa más notable más que lo dicho. Tiene esta pesquería una Ermita muy decente, en la que se administra y dice misa a los de ella. Mes de Marzo del año de 1609.”  
Y en esas condiciones de explotación y servidumbre de los naturales por parte de los Españoles transcurrieron los 200 años siguientes, empero debe destacarse un hecho relevante. 

Ocurrió el caso de que la población indígena nunca renunció a sus derechos naturales como dueños originales de las Tierras que poblaron ancestralmente, y ya en las postrimerías del Virreinato, como consecuencia de sus constantes reclamos, (1759) se expidió una Merced Real que consistió en el reintegro de sus tierras a los pobladores del Tuspan de ese época, sobre un paraje denominado el PALMAR, en terrenos que formaban parte del Marquesado de Uluapa, hecho que por cierto no influyó en los cambios de los usos y costumbres de sus pobladores por lo menos en el resto del siglo XVIII.   

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.