"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

jueves, 1 de noviembre de 2018

En Tuxpan se vive con gran intensidad la tradición

VARIEDADES 

Por: Camilo Hernández. 

Estos son días llenos de mucha tradición en Tuxpan por la festividad de “Todos Santos”, primero la Plaza y la elaboración del Altar con las Ofrendas (tamales, pan, chocolate, naranjas, etc..), ahora la visita a los camposantos para llevar las flores y coronas a los familiares y amigos -que se adelantaron en el viaje sin retorno- en una fecha muy especial. 

Los panteones Jardín y Galeana, así como el de Santiago de la Peña y de poblados del municipio, en el "Día de Muertos" desde temprana hora lucen muy concurridos por tuxpeños que cumpliendo una vez más con la tradición, visitan a sus seres queridos fallecidos, recordando momentos inolvidables que en vida disfrutaron junto a ellos. 

El 2 de noviembre es la fecha en el calendario reservada para llevar las coronas, flores, arreglos, veladoras y todo lo necesario para reafirmar el cariño hacia quienes fueron llamados por el Creador. 

Se hace presente la afluencia de visitantes en los camposantos para hacer la limpieza de las tumbas, y quienes tienen familiares en panteones de concreto los arreglan para la ocasión, acuden a pintarlos y que luzcan lo mejor posible para refrendar la festividad de los fieles difuntos.

La costumbre llama a convivir espiritualmente con familiares y amigos que ya no están presentes físicamente; sin embargo, se llevan en la memoria y el corazón por sentimientos que jamás mueren, no son valores fugaces, sino para toda la vida. 
“Polvo somos y en polvo nos convertiremos”, versa la frase bíblica. Algún día nosotros también habremos de partir, tomando el viaje sin retorno. Atrás se quedan ilusiones, sueños, y familiares que derraman lágrimas por la ausencia del ser querido. 

El Día de Muertos, regresan a la memoria los decesos de familiares, reviviendo recuerdos inolvidables, y que según la tradición visitan los hogares llegando hasta el altar para consumir la ofrenda. 

Muchas familias porteñas acostumbran llegar desde la mañana a los cementerios, y permanecer durante el día haciendo limpieza, depositando flores, arreglos y las coronas que son el regalo especial; otras personas acuden desde un día antes a limpiar y pintar para que todo luzca muy bien y así dar la "bienvenida" a los fieles difuntos.

Ahí junto a las tumbas, comen los típicos tamales y disfrutan de un momento de reflexión, melancolía y también de alegría. 

Hay quienes incluso llevan música de mariachi, algún trío o incluso de banda, según haya sido la preferida de su ser querido. 

Los recuerdos y anécdotas vienen a la mente mientras las melodías que alguna vez fueron cantadas en vida con el familiar suenan en todo su esplendor irrumpiendo el acostumbrado silencio que envuelve a los panteones. 

Es así como la tradición perdura, al menos en Tuxpan sigue estando muy arraigada y se vive con gran intensidad en todos los estratos sociales, porque la muerte no respeta posición económica, raza, ni color, todos llevamos el mismo destino final…

*** El Día de Muertos hay sentimientos encontrados, por un lado la celebración y por el otro los recuerdos de quienes ya no están físicamente presentes, pero que se guardan en lo profundo del corazón, esa parte es la que nunca muere, el alma y espíritu permanecen vivos como los sentimientos, no así el cuerpo, los restos mortales...

D.M. Nos saludamos hasta la próxima entrega -jueves- . 
“Cada semana un tema diferente”. 




Fotos: Archivo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas Ecológicos

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.