"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

  Ultimas Publicaciones

sábado, 7 de diciembre de 2019

Se recuerda el gran impulso al "Día del Niño Perdido " del Prof. Ernesto Franco Cobos

Con motivo de la celebración del “Día del Niño Perdido” y a casi tres años de su sensible fallecimiento, el H. Consejo de la Crónica Municipal, recuerda con afecto a quien fuera uno de sus integrantes, el Profesor, Ernesto Franco Cobos (Q.E.P.D.), quien a lo largo de muchos años se distinguió por ser un gran impulsor de ésta tradición tuxpeña, escribiendo su libro: “Tuxpan ilumina al mundo”, como una importante contribución para preservar y difundir lo nuestro entre las nuevas generaciones. ¡Saludos! del cronista de la Ciudad, Salvador Hernández García.


TUXPAN ILUMINA AL MUNDO: PROF. ERNESTO FRANCO COBOS

jueves, 5 de diciembre de 2019

Tuxpan ilumina al mundo: Prof. Ernesto Franco Cobos

VARIEDADES 

Por: Camilo Hernández. 

Hoy dedicamos este espacio a un personaje noble, participativo y altruista que a lo largo de su vida dejó constancia de su inmenso amor por Tuxpan, distinguiéndose como un gran impulsor del turismo, la cultura y las tradiciones tuxpeñas. 

El profesor, Ernesto Franco Cobos fue durante muchos años docente en el Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios (CETIS) número 111 donde destacó por su profesionalismo, del cual pueden dar cuenta una gran cantidad de Secretarias a las que formó durante varias generaciones al impartirles clases en la carretera técnica de Secretariado. 

Así mismo fue delegado de Turismo del Estado en la zona norte durante 23 años, cargo desde el que dio un gran impulso a Tuxpan en materia de promoción turística para atraer visitantes. 

Siempre se destacó por ser muy participativo en la organización de festivales artísticos y culturales, así como de los Carnavales de Tuxpan, y un excelente maestro de ceremonias, que daba realce a cada evento con su gran carisma y entusiasmo.  

Y siguió contribuyendo con su “granito de arena” a esta Ciudad en los últimos años como un distinguido integrante del H. Consejo de la Crónica Municipal. 

A casi tres años de su sensible fallecimiento se le recuerda con aprecio y gratitud por su contribución a engrandecer las costumbres y tradiciones de Tuxpan, para lograr su arraigo entre las familias porteñas, y así cada 7 de diciembre salgan a las calles de sus colonias, tanto los niños como jóvenes y adultos con gran entusiasmo a encender las velitas a partir de las 19:00 horas, los más pequeños con sus carritos de cartón, otros con sus lámparas y así preservar la tradición año con año y heredarla a las nuevas generaciones. 

En el marco de la celebración del “Día del Niño Perdido”, sirvan estas líneas para reconocer el gran impulso que le dio a esta tradición tuxpeña el Prof. Ernesto Franco Cobos, y su valiosa aportación, a través del libro titulado: "Tuxpan ilumina al Mundo", del cual se hizo una presentación en diciembre de 2012 a la que tuvimos el gusto de asistir (en la sala anexa al Museo de Arqueología, como se muestra en la foto de archivo), donde se contó con la participación de la exdiputada federal y local, así como exalcaldesa de Tuxpan, Martha Silvia Sánchez González, así como de la periodista, Nina Salguero, entre otros invitados.
El Profesor Neto Franco en aquel momento dio catedra, habló de viva voz sobre la tradición que conocía desde sus orígenes y que plasmó en su libro, ante los asistentes que se dieron cita en dicho lugar, entre ellos muchos jóvenes estudiantes.

Un libro que se edita en diciembre de 2002, y del cual se imprimieron 2 mil ejemplares, el cual hoy forma parte del acervo histórico de Tuxpan, donde se describen los antecedentes de esta bella tradición, y del cual en su oportunidad él mismo nos hablaba en entrevista:
“Surge espontáneamente, se me ocurrió enfocar la alegría que yo sentía cuando se encendían las velitas, empezamos a recabar datos y experiencias de algunas personas, otros escritores me ayudaron a escribir, por ejemplo el Lic. Leonardo Zaleta, y así fue como llegué a elaborar el libro ´Tuxpan ilumina al mundo´, el título de esta obra -muy modesta por cierto- me sirvió para describir la realidad que se vive cada 7 de diciembre en la Ciudad”. 
En su libro, describe además de los datos históricos sobre esta tradición tuxpeña, la elaboración de los carritos de cartón y las lámparas, además de incorporar una serie de fotografías del Tuxpan de Ayer, y cuenta incluso su recuerdo personal de cuando era niño y también participaba con su carrito de cartón.

“Mi madre, la señora Bárbara Cobos de Franco (QEPD), poseedora de una motivación tradicionalista de gran fuerza, me ayudaba en la confección de mi carrito, mientras que con los demás familiares preparaban y rezaban el Santo Rosario, cuando encendían las velas en la banqueta de la casa, ésta, antiguamente era un enorme chalet de madera, con techo de teja, de las pocas casas que poseía el barrio, la satisfacción inundaba el ambiente místico. 

Algunas veces el día 7 de diciembre, amanecía con tiempo nublado, o lluvioso, nuestro corazón se achicaba, a tal grado, que éramos capaces de portarnos bien, durante el día, para que a las 19:00 hrs., no hubiera viento fuerte, ni lluvia, y las velitas encendidas no se apagaran y pudiéramos salir a la callea pasear nuestros carritos, pero cuando el mal tiempo se cerraba, qué desesperación, enojo y frustración; ah!, pero cuando el tiempo era bueno, era otra cosa”. 
Además de su empeño y dedicación por el rescate histórico de esta hermosa tradición de Tuxpan y fomentarla entre las nuevas generaciones, dejó como su legado el libro donde a la letra recuerda:

“Fue el 7 de diciembre de 1998 cuando la eximia actriz y declamadora Susana Alexander, con otras personalidades, inauguraron el monumento y plazoleta del Niño Perdido, en la parte que queda del cerro de la Cruz, cuya obra escultórica fue diseñada por el Maestro papanteco, Teodoro Cano y realizada por un grupo de alumnos de los Talleres Libres de Arte de Papantla, Ver., esta plazoleta y monumento, fueron gestionados por el H. Ayuntamiento del trienio 1987-2000”; mismo que desde entonces ha sido objeto de varias remodelaciones, mantenimiento que es muy necesario por su deterioro con el paso del tiempo, especialmente la escultura, la cual -dicho sea de paso- se logra gracias a una aportación económica de otro gran personaje tuxpeño, Don Eduardo Mejía Arana, empresario que también se distinguió por su altruismo y gran amor por su terruño. 
*** HONOR A QUIEN HONOR MERECE: Al Prof. Ernesto Franco Cobos con admiración y respeto (QEPD)…¡Gracias por el favor de su atención!… 

D.M. Nos saludamos hasta la próxima entrega -jueves-. 
“Cada semana un tema diferente”.

lunes, 2 de diciembre de 2019

El único expedicionario mexicano que partió de Tuxpan en el Granma

• Alfonso Zelaya Alger o Alfonso Guillén Celaya 

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

Alfonso Zelaya Alger o Alfonso Guillén Celaya fue el único mexicano que partió de Tuxpan, Veracruz en la embarcación denominada  “El Granma” junto con el comandante, Fidel Castro Ruz, el “Che” Guevara y los demás idealistas cubanos que con las armas en la mano se aprestaban a combatir la nefasta tiranía de Fulgencio Batista.

A los 57 años murió en Chihuahua, durante una visita recolectando donativos escolares para los planteles cubanos del ramo. 

Nació en Torreón, Coahuila y fue Juarense por adopción, se codeó con los guerrilleros más osados de la época. Alfonso adoptó como nombre de batalla el de “Guillén Celaya” en honor a su tío, el poeta nacional de Honduras, Alfonso Guillén Zelaya.  
En el verano de 1986 conocí e inicié una franca amistad con Alger Guillén Celaya, quien en el curso de nuestro mutuo conocimiento y durante una visita didáctica que realicé a Cuba, fue quien personalmente me hizo el favor de atenderme, y entre otras actividades me corrió la cortesía de llevarme a conocer la terraza marina del farallón de la playa COJIMAR, donde resguardan los Cubanos como un ícono emblemático el restaurant y la mesa que utilizó ERNEST HEMINGHUEY para escribir su novela “EL VIEJO Y EL MAR”, haciéndome la distinción de sentarme en dicho sitio, cuyo protocolo sólo permite que se le conceda tal atención a determinadas personas. ¿Te acuerdas de esta anécdota, compadre -exalcalde de Tuxpan-, Manuel Pérez Martínez?.

Este pasaje viene al caso ante el sensible fallecimiento del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, el 60 Aniversario de la partida del Yate Granma de Tuxpan hacia Las Coloradas –Cuba-, además del hecho de que se llevó a cabo en fecha pasada un partido amistoso de futbol entre la Selección Nacional de Cuba y el equipo mexicano Santos Laguna, cuya sede es la Ciudad de Torreón, Coahuila; lugar donde precisamente nació este expedicionario del Yate Granma, quien fuera el único mexicano que participó en dicha travesía.

Vaya mi más respetuoso recuerdo para mi amigo Alger.

Relato de Ernesto “Che” Guevara

* “Mi paso por Tuxpan hacia Las Coloradas y mi bautismo de fuego”

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

“Alegría de Pío es un lugar de la Provincia de Oriente, Municipio de Niquero, cerca de Cabo Cruz, donde fuimos sorprendidos el día 5 de Diciembre de 1956 por las tropas de la dictadura.”

“Veníamos extenuados después de una caminata no tan larga como penosa. Habíamos desembarcado el 2 de Diciembre en el lugar conocido como “Playas de Las Coloradas”, perdiendo casi todo nuestro equipo y caminando durante interminables horas por Ciénegas de aguas de mar, con botas nuevas; esto había provocado ulceraciones en los pies de casi toda la tropa. Pero no era eso nuestro único enemigo – el calzado – o las afecciones fúngicas. HABIAMOS LLEGADO A CUBA DESPÚES DE SALIR EL 25 DE NOVIEMBRE DEL PUERTO DE TUXPAN, UN DÍA DE “NORTE”, EN QUE LA NAVEGACIÓN ESTABA PROHIBIDA. TODO ESTO HABÍA DEJADO SUS HUELLAS EN LA TROPA INTEGRADA POR BISOÑOS QUE NUNCA HABÍAN EN COMBATE”.

“Ya no quedaba de nuestros equipos de guerra nada más que el fusil, la canana y algunas balas mojadas. Nuestro arsenal médico había desaparecido; nuestras mochilas se habían quedado en el pantano, en su gran mayoría. Caminamos de noche, el día anterior, por las guardarrayas de las cañas del Central Niquero, que pertenecía a Julio Lobo en aquella época. Debido a nuestra inexperiencia, saciábamos nuestra hambre, pero además de eso, no necesitaron los guardias el auxilio de pesquisas indirectas, pues nuestro guía, según nos enteramos años después, fue el autor principal de la traición, llevándolo hasta nosotros. 

Al guía se le había dejado en libertad la noche anterior, cometiendo un error que repetiríamos algunas veces durante la lucha, hasta aprender que los elementos de la población civil cuyos antecedentes se desconocen, deben ser vigilados siempre que se esté en zona de peligro. Nunca debimos permitirle irse a nuestro falso guía”.

“En la madrugada de ese día 5 de Diciembre, eran pocos los que podían dar un paso más, la gente desmayada caminaba pequeñas distancias para después pedir descanso prolongado”.

“Debido a ello se ordenó un alto a la orilla de un cañaveral en un bosquecito ralo, relativamente cercano al monte firme. La mayoría de nosotros durmió un poco aquella mañana”.
“Señales desacostumbradas empezaron a ocurrir a mediodía, cuando los aviones Piper y otros tipos de avionetas del Ejército y de particulares empezaron a rondar por las cercanías. Algunos de nuestro grupo tranquilamente cortaban cañas mientras pasaban los aviones sin pensar en lo visibles que eran dadas la baja altura y poca velocidad a que volaban los aparatos enemigos. Mi tarea en aquella época, como médico de la tropa, era curar las llagas de los pies heridos. Creo recordar mi última cura en aquel día. Se llamaba aquel compañero Humberto Lamotte y esa era su última jornada. Está en mi memoria ponerse mientras se dirigía del botiquín de campaña hasta su puesto.”

“El compañero Montané y yo estábamos recostados contra un tronco, hablando de nuestros respectivos hijos. Comíamos la magra ración-medio chorizo y dos galletas-cuando sonó un disparo; una diferencia de segundos solamente y un huracán de balas- o al menos eso pareció a nuestro angustiado espíritu durante aquella prueba de fuego-se cernía sobre el grupo de 82 hombres. Mi fusil no era de los mejores, deliberadamente lo había pedido así, porque mis condiciones físicas eran deplorables después de un largo ataque de asma soportado durante toda la travesía marítima y no quería que se fuera a perder un arma buena en mis manos. No sé en qué momento ni cómo sucedieron las cosas, los recuerdos ya son borrosos. Me acuerdo que, en medio del tiroteo, Almeyda, (Juan) en ese entonces Capitán, vino a mi lado para preguntarme las órdenes que había, pero ya no había nadie ahí para darlas. Según me enteré después, Fidel trato en vano de agrupar a la gente en el cañaveral cercano, al que había que llegar cruzando la guardarraya solamente. La sorpresa había sido demasiado grande, las balas demasiado nutridas. Almeyda volvió a hacerse cargo del grupo. 

En ese momento un compañero dejó una caja de balas casi a mis pies, se lo indiqué y el hombre me contesto con cara que recuerdo perfectamente por la angustia que reflejaba, algo así como “no es hora para caja de balas”, e inmediatamente siguió el camino del cañaveral (Después murió asesinado por uno de los esbirros de Batista). Quizá esa fué la primera vez que tuve planteado ante mí el dilema de mi dedicación a la medicina o a mi deber como soldado revolucionario, Tenía delante una mochila llena de medicamentos y una caja de balas, dejando la mochila para cruzar el claro que me separaba de las cañas. Recuerdo perfectamente a Faustino Pérez, de rodillas en la guardarraya, disparando su pistola ametralladora. Cerca de mí un compañero llamado Arbentosa, caminaba hacia el cañaveral. Una ráfaga que no se distinguió de las demás, nos alcanzó a los dos. Sentí un fuerte golpe en el pecho y una herida en el cuello. Me dí a mí mismo por muerto. Arbentosa, vomitando sangre por la nariz, boca y la enorme herida de la bala cuarenta y cinco, gritó algo así como: “Me mataron”, y empezó a disparar alocadamente, pues no se veía a nadie en aquel momento. Le dije a Faustino desde el suelo: “Me fastidiaron” (Pero más fuerte la palabra). Faustino me echó una mirada en medio de su tarea y me dijo que “No era nada”, pero en sus ojos se leía la condena que significaba mi herida”.

“Quedé tendido, disparé un tiro hacia el monte siguiendo el mismo impulso del herido. Inmediatamente me puse a pensar en la mejor manera de morir en ese minuto. Recordé un viejo cuento de Jack London, donde el protagonista apoyado en un tronco de árbol se dispone a acabar con dignidad su vida, al saberse condenado a muerte por congelación, en las zonas heladas de Alaska. Es la única imagen que recuerdo. Alguien de rodillas gritaba que había que rendirse y se oyó atrás una voz que después supe que perteneció a Camilo Cienfuegos gritando: “Aquí no se rinde nadie…”y una palabrota después. Ponce se acercó agitado, con la respiración anhelante, mostrando un balazo que aparentemente le atravesaba el pulmón. Me dijo que estaba herido y le manifesté con toda indiferencia, que yo también. 

“Siguió Ponce arrastrándose hacia el cañaveral, así como otros compañeros ilesos. Por un momento quedé solo tendido allí esperando la muerte, Almeyda llegó hasta mí y me dio ánimos para seguir; a pesar de los dolores lo hice y entramos en el cañaveral”.

“Allí vi al gran compañero Raúl Suárez, con su dedo pulgar destrozado por una bala y a Faustino Pérez vendándoselo junto a un tronco; después todo se confundía en medio de las avionetas que pasaban bajo, tirando algunos disparos de ametralladora, sembrando más confusión en medio de escenas a veces dantescas y a veces grotescas, como la de un corpulento combatiente que quería esconderse tras una caña,  y otro que pedía silencio en medio de la batahola tremenda de los tiros, sin saberse bien para que”.

“Se formó un grupo que dirigía Almeyda y en el que estábamos además el hoy Comandante Ramiro Valdés, en aquella época Teniente, y los compañeros Chao y Benítez; con Almeyda a la cabeza, cruzamos la última guardarraya del cañaveral para alcanzar un monte salvador. En ese momento se oían los primeros gritos: “Fuego” en el cañaveral y se levantaban columnas de humo y fuego, aunque esto lo no puedo asegurar, porque pensaba más en la amargura de la derrota y en la inminencia de mi muerte, que en los acontecimientos de la lucha. Caminamos hasta que la noche nos impidió avanzar y resolvimos dormir todos juntos, amontonados, atacados por los mosquitos, amenazados por la sed y el hambre.”

“Así fue nuestro bautismo de fuego, el día 5 de Diciembre de 1956, en las cercanías de Niquero!...Así se inició la forja de lo que sería el Ejército Rebelde…”.

viernes, 29 de noviembre de 2019

Exposición del Cronista en el “Jolgorio Tuxpan 2019”

Como parte de la Jornada de Arte y Cultura en el “Jolgorio Tuxpan 2019” que se realiza en la Quinta “La Esperanza”, el cronista de la Ciudad, Salvador Hernández García participa -durante los tres días del evento- con la Exposición "Tochpan, su Origen, Evolución e Historia" a invitación de los Organizadores, además de asistir a la inauguración del mismo y dar una amplia explicación de los antecedentes históricos a quienes así lo solicitaron. 

Por tanto, se hace extensiva la invitación al público en general para que pasen a visitarla en éste Festival de la Huasteca, que es el 10º que organiza en la Región el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Cultura -con la representación del coordinador Veracruz Norte de la Secretaría de Cultura Federal, Apolinar Lozano Reyes-, y así conocer más sobre las raíces tuxpeñas. 

Exposición Histórico-Gráfica, que ya se ha acercado a diversos planteles educativos, a fin de que los alumnos de las escuelas porteñas puedan acudir a documentarse con todo el material que se exhibe, y de esta manera adquirir conocimientos muy importantes sobre los orígenes e historia de su Ciudad.
Se trata de una serie de fotografías del Tuxpan de Ayer, planos, mapas y documentos históricos; que hacen de ésta Exposición muy completa y valiosa, emblemática sobre el Tuxpan Histórico.

Un acervo histórico y cultural que enriquece los conocimientos de quienes la visitan en esta ocasión, o con anterioridad en que Hernández García ya ha sido invitado a realizarla en otros espacios, siendo apreciada tanto por tuxpeños como turistas.

jueves, 28 de noviembre de 2019

La histórica visita del comandante, Fidel Castro a Tuxpan

(Fotos: Archivo del Cronista de la Ciudad, 
Salvador Hernández García) 

VARIEDADES 

Por: Camilo Hernández.

Vestido con su característica gorra y uniforme militar, sonriente y saludando, así se le vio al comandante, Fidel Castro Ruz -entonces presidente de Cuba-, en aquella histórica visita a Tuxpan para inaugurar el Museo de la Amistad México-Cuba en la congregación de Santiago de la Peña. 

Fue el 4 de diciembre de 1988, recuerda el cronista de la Ciudad, Salvador Hernández García, al tiempo de mostrar una serie de fotografías exclusivas de aquel acto memorable cuando era presidente municipal de Tuxpan, Pericles Namorado Urrutia y en ese entonces Hernández García el primer director del Museo de la Amistad.

“Fue muy emotivo ese momento, por la circunstancia del pasaje histórico que se conmemoraba y por otro lado que se dio la feliz casualidad que Fidel Castro trajera como invitado especial al destacado escritor, Gabriel García Márquez, esa era una muestra que la revolución cubana estaba dando un ejemplo en vivo de su preocupación por la cultura al traer un invitado de ese nivel”; comentó en entrevista. 
También resaltó la presencia de otros importantes personajes, el entonces secretario de gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios; el gobernador del Estado, Dante Delgado Rannauro; el comandante cubano, Juan Almeida Bosque, de los expedicionarios, Alfonso Zelaya Alger o Alfonso Guillén Celaya –único mexicano que participó en la expedición del Granma-, René Rodríguez y Faustino Pérez, así como el embajador y cónsul de Cuba, entre otros funcionarios.

A raíz de ese encuentro, destaca el ahora cronista de Tuxpan que hizo amistad con los expedicionarios especialmente con Guillén Celaya.
“Posteriormente se estrechó la amistad en un viaje que hice a Cuba junto con otro personaje que había sido alcalde de Tuxpan, Manuel Pérez Martínez, atendiendo una invitación del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, fuimos oficialmente representando a Tuxpan, siendo magníficamente atendidos”. 
Y aunque siempre se anheló una segunda visita del lider histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz a este puerto, con su sensible fallecimiento ya no fue posible, aunque en algún momento había la esperanza de que se diera esa posibilidad, que volviera a pisar suelo tuxpeño o incluso que lo hiciera su hermano, Raúl Castro Ruz durante su mandato, ante las grandes coincidencias, hay una gran hermandad entre Tuxpan y Cuba, la historia los une.

“Existe una carta escrita de puño y letra por Raúl Castro dirigida al almirante tuxpeño, Eduardo Bache Lorenzo, originario de Santiago de la Peña, quien en su oportunidad fue agregado naval en La Habana, donde dio clases, impartió conferencias y fue instructor en la Marina de Cuba, de ahí se hizo una gran amistad, y en esa carta le dice que los dos son marinos, uno por su formación académica y él por su travesía de Tuxpan a Las Coloradas, lo que refleja la gran coincidencia y fraternidad que hay entre Tuxpan y Cuba, por el hecho que también otro tuxpeño estuvo allá como agregado cultural que fue el finado, Demetrio Ruiz Malerva, y la presencia de Tuxpan sigue manifestándose en la revolución cubana”; finalizó, el cronista de la Ciudad. 

LA COINCIDENCIA DEL INICIO DE LA LUCHA REVOLUCIONARIA Y SU MUERTE 
(FIDEL CASTRO 1926-2016) 

Grandes coincidencias, el fallecimiento del comandante, Fidel Castro Ruz en 2016, con el 60 Aniversario de la Partida del Yate Granma de Tuxpan hacia Cuba y con ello el inicio de la lucha revolucionaria, dos hechos que se presentan justamente el mismo día, y que están plasmados en las páginas de la historia. 

"Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy, 25 de noviembre del 2016 a las diez y 29 horas de la noche, falleció el comandante en jefe de la revolución cubana, Fidel Castro Ruz. En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados en las primeras horas de mañana sábado 26. La comisión organizadora de los funerales brindará a nuestro pueblo una información detallada sobre la organización del homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la revolución cubana. ¡Hasta la victoria! ¡Siempre!"; el anuncio oficial ante su lamentable deceso. 
El 25 de noviembre de 2016, justo al cumplirse el 60º Aniversario de la fecha conmemorativa referida, el líder de la revolución que transformó Cuba falleció en La Habana a los 90 años de edad.

El 25 de noviembre de 1956, Castro que en ese entonces tenía 30 años de edad, junto con otros 81 expedicionarios partieron hacia Cuba en el Yate Granma, derrocando a la dictadura de Fulgencio Batista, a través de la lucha armada.
Castro Ruz entonces se convierte en un hombre que fue líder de la lucha revolucionaria, gobernó durante casi cinco décadas (se mantuvo al frente de su país desde 1959 hasta 2006) y como si eligiera cuando morir, el mismo día de la fecha histórica para esa Nación hermana es cuando fallece, un hecho coincidente, no cabe duda que es un personaje cuyo nombre ha sido histórico en todo momento.
“La Fe de los Pueblos no se despierta con promesas, con teorías, ni con retórica; la Fe de los Pueblos se despierta con hechos, con realidades, con soluciones verdaderas”; una de las frases del comandante, Fidel Castro Ruz, ícono de la revolución cubana. 
*** Son diversas las actividades en Cuba para conmemorar el aniversario luctuoso del comandante, Fidel Castro cuyo pensamiento permanece vigente, llevándose a cabo veladas artísticas y diversos actos. El homenaje póstumo del líder cubano concluye en el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba, donde sus cenizas están depositadas en el interior de una gran roca de granito.

¡Gracias por el favor de su atención!
D.M. Nos saludamos hasta la próxima entrega.

Comentario sobre el libro: "Un día como hoy en el Tuxpan del Ayer"

Tuxpan de Ayer y Hoy

CONFLUENCIA DE LAS CALLES EMILIANO ZAPATA CON BENITO JUÁREZ. FOTOGRAFÍA TOMADA DE ESTE A OESTE SE IDENTIFICA EN ELLA EL HOTEL PLAZA (SHG)...

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.