"Una ventana abierta a la historia y cultura de Tuxpan, Ver."

  Ultimas Publicaciones

lunes, 22 de febrero de 2021

Enrique Rodríguez Cano, el hombre de carne y hueso...


* Desde 1955 es "Tuxpan de Rodríguez Cano"

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

El año de 1955 resultó cabalístico y muy significativo para Tuxpan, ya que en su tránsito ocurrieron entre otros; dos sucesos muy notables cuya huella y registro aún perduran en la memoria de los supervivientes de aquellos tiempos. 

Un día 7 de Junio del citado año de 1955, se conoció en Tuxpan la noticia que había fallecido en la Capital de la República, quien a la sazón fungiera como Secretario de la Presidencia de la República, el Sr. Don Enrique Rodríguez Cano, como consecuencia de una aguda crisis de cirrosis hepática, y dos días después de ocurrido su sentido deceso, a través del Titular del Poder Ejecutivo del Estado, Lic. Marco Antonio Muñoz Trumbolt, la Legislatura Veracruzana dispuso que en honor a su memoria, la Ciudad de Tuxpan agregara a su nombre el patronímico de: RODRÍGUEZ CANO, lo cual consignó al tenor del siguiente DECRETO:

“Considerando que el término de la vida de un hombre es el momento indicado para hacer balance sobre su actuación personal en relación con la colectividad, considerando que habida cuenta de las cualidades cívicas del señor Enrique Rodríguez Cano, entre las que destacaron su acendrado patriotismo, su celo hacia el bienestar social, su estímulo a la cultura, su devoción a las virtudes éticas de lealtad y culto a la amistad, como engendradoras del más elevado sentido de armonía colectiva, su alta y eficaz responsabilidad en el desempeño de los cargos públicos que le fueron confiados por el pueblo o por distintas administraciones, siendo relevante su conducta en la actual administración que Preside Don Adolfo Ruíz Cortines, Primer Mandatario de la Nación, y por cuanto que la Ciudad de Tuxpan su tierra natal recibió su constante colaboración para lograr un mayor engrandecimiento tanto en el aspecto moral y cívico, como por las obras materiales que propició, estimuló y patrocinó, es prudente y debido como un acto de estricta justicia, expedir el siguiente DECRETO: SE ESTABLECE QUE A PARTIR DE LA FECHA DEL MISMO, LA CIUDAD Y PUERTO DE TUXPAN LLEVE EL NOMBRE DE “TUXPAN DE RODRÍGUEZ CANO”.
Mucha agua ha pasado desde entonces bajo el puente que él mismo influyó para que se construyera, y lo que ha trascurrido hasta la fecha durante ese lapso, da acceso a viajar a través del túnel del tiempo por conducto de la imaginación, lo cual nos permite tomar conocimiento de que Enrique Rodríguez Cano, nació en la Comunidad rural de Balcázar, Municipio de Tamiahua, de madre Tuxpeña con residencia en Tuxpan, lugar en donde el pequeño Enrique se avecinda y recibe su instrucción primaria en la Escuela Cantonal “Miguel Lerdo de Tejada”, y una vez terminados sus estudios a la edad de 13 años inicia sus actividades públicas como empleado de la Oficina local de la Administración de Rentas del Estado”, de la cual pasado un tiempo es nombrado notificador.

A la vez que trabaja, el joven Enrique estudia una carrera comercial que le permitió graduarse a los 15 años, y es entonces cuando es nombrado como Director de Rentas de la misma dependencia, en la vecina población de Tihuatlán, Ver., para al año siguiente pasar a ocupar el mismo cargo en la vecina Villa de Tamiahua, y hasta el año de 1934 permanece como empleado de la “Administración de Rentas del Estado”.

Ya involucrado en la actividad política e identificado con las aspiraciones del Municipio de Tuxpan, resulta electo Presidente Municipal, cargo que pese a las precariedades presupuestales desempeña con decoro, con una acrisolada honradez y con una sorprendente iniciativa que se tradujo en apreciables mejoras para su población. Tenía el joven Enrique tan sólo 24 años de edad, y a esas alturas se conoce y logra establecer y consolidar una perdurable amistad con el recién electo Diputado Federal por el Distrito Electoral de Tuxpan, Sr. Adolfo Ruíz Cortines, a cuya vera continuó su ascendente carrera política, y cuando ARC alcanza la titularidad del Gobierno del Estado de Veracruz, Enrique Rodríguez Cano, es electo Diputado Local y a la vez Preside la Representación Estatal de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, antecedente de la C.N.C., fundada entre otros por Úrsulo Galván, Graciano Sánchez, Ferrer Guardia y José Cardel.

Su capacidad y desempeño en la función pública,su conducta austera y discreta así como su don de caballero, le permiten penetrar sin cortapisas en mayores espacios y niveles políticos, lo cual le facilita ampliar su cobertura de acción en la Secretaria de Gobernación, misma en la que fungió como oficial mayor al lado siempre del Titular de dicha Dependencia Gubernamental,  Sr. Adolfo Ruíz Cortines, y precisamente en el desempeño de esa función adquirió la necesaria experiencia en la función pública a través del contacto que hizo con los diversos actores políticos del momento, involucrados en los asuntos de la actividad política Nacional, destacándose por la prudencia y discreción que le imprimía a su tratamiento, y seguramente por esos atributos que en la política son considerados como la onza de oro, le valieron ser designado Secretario de la Presidencia de la República, cuando Don Adolfo Ruíz Cortines alcanzó la >Primera Magistratura de México, cargo que por cierto sólo tuvo la oportunidad de ejercer a partir del año de 1953, para dos años y medio después de fallecer a temprana edad, víctima de la mortal enfermedad del cáncer. Así ERC rindió tributo a la madre tierra a la edad de 43 años, en plena flor de su creatividad, y lo demás… Lo demás es historia poco conocida o en otro caso historia que por ser bastante conocida se calla. 

En comentarios anteriores me he referido a los mitos que han sido creados en ciertos círculos políticos locales para sacralizar figuras de las que en su oportunidad fueron afines, y de cuyo recuerdo se valen para tratar de conservar sus situaciones de privilegio, y si en su oportunidad los oficiantes de ésta práctica se valieron de íconos tales como el mismo Enrique Rodríguez Cano, después de Jesús Reyes Heroles, Pericles Namorado Urrutia y Demetrio Ruíz Malerva, ante la crisis de nuevos valores de martirologio susceptibles de ser colocados en los nichos de la adoración, continúan cobijándose bajo la sombra de los ya nombrados.

Y es que en realidad quienes de una u otra forma vivieron los tiempos de la euforia Rodríguezcanista, más cuidado tuvieron de arrimarse a la sombra protectora de los Enríques en flor, que de expresarle en forma objetiva y sincera, desprovista de apasionamientos, aquellos errores que él, como simple mortal cometió u obviamente pudo haber cometido, y Don Enrique no fué, ciertamente, la excepción de la regla, y quizá su más grande error haya sido el de saberse rodeado de un gran número de pillos, aventureros y pediches, y todavía consentirlos hasta que estos le agilizaron el trámite para llevarlo a la tumba.
De ello naturalmente se aprovecharon muchos chambistas y vivales que se improvisaron hasta en contratistas, y cuando físicamente desapareció el ilustre varón, lo convirtieron en leyenda, en un mito, para perpetuarse junto con el mismo, y tejieron una especie de velo tras el cual se ocultaron para no ser descubiertos en sus trapacerías. La actitud cortesana, abyecta y rastrera, sirvió en forma idónea para que la historia auténtica se distorsionara y todos sus protagonistas quedaran dentro de ella con títulos ilegítimos y falsos y hasta los bastardos alcanzaron un impostado pedigree.

Basta con que traigamos a la memoria todos aquellos lugares e instituciones que llevan el nombre Rodríguez Cano, para que tengamos una proporción exacta de la aparatosa ola de servilismo que alcanzó casi dimensión institucional, y que ahora, al correr el tiempo se ha diluido a grado tal que el orfeón de aduladores, ni siquiera tienen presente que ellos mismos cavaron la tumba de Rodríguez Cano con su acoso, y en el presente sus coetáneos sobrevivientes y sus sucedáneos presentes, se encuentran preocupados por aferrarse a nuevos mitos, a nuevas leyendas, en cuyo caso están disponiendo de la memoria de los Licenciados Jesús Reyes Heroles, Demetrio Ruíz Malerva y Pericles Namorado Urrutia.

Y lo grave no estriba en el acto en sí, sino en el fondo del mismo, porque ello refleja el grado de desesperación que induce a los cortesanos a buscar las más peregrinas fórmulas de permanencia política, y en el caso de aquellos impostados “Rodriguezcanistas”, que aún buscan con afanes dignos de mejor causa, los medios y remedios susceptibles de borrar los de suyo imborrables recuerdos y hechos históricos a nivel local, en los que tuvieron participación muy importante para destrozarle el hígado a Rodríguez Cano hasta causarle la cirrosis que lo llevó a la tumba, evidencia, también por otro lado, la ausencia notoria de juicios sensatos pero honestos, acerca de la personalidad y trayectoria del hoy extinto político Tuxpeño, que pudieran haber permitido, en forma equilibrada, calibrar toda su vida como servidor público, porque lo cierto es que hace tanto daño a la memoria del político ausente, callar los posibles aspectos negativos que pudo haber tenido en su existencia, como puede causarlo el hecho de intentar colgarles etiquetas de sacrílegos a quienes cometen “La imprudente osadía”, de interesarse en conocer la verdadera historia de la personalidad de Enrique Rodríguez Cano.

lunes, 15 de febrero de 2021

Diputado Federal Constituyente de 1917

* GALDINO CASADOS H.
REPRESENTANTE DEL DISTRITO DE TUXPAN

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

Nació en Tuxpan Veracruz el 18 de Abril de 1878, perteneció a una vieja familia de patriotas, que combatieron contra la intervención Francesa en la famosa Batalla del 5 de Mayo de 1862. Sus estudios primarios los hizo en su pueblo natal, y siendo ya un joven, abandonó intereses y hogar para luchar por defender los intereses del pueblo oponiéndose con bizarría a las iras de la tiranía porfirista. Tomó parte en la insurrección maderista y en 1911 fue incorporado a las armas como soldado en las filas de la legalidad. 

Alcanzó el grado de Capitán Primero en 1913, el que le fue concedido por el Tte. Cornl. Francisco Mariel, luchó contra Huerta y alcanzó el grado de Mayor del Ejército Constitucionalista, en vista de los méritos contraídos en Campaña y como premio al valor desplegado en los encuentros que tuvo, en el mes de Julio de ese mismo año fue nombrado ayudante de la Secretaría de la Jefatura de Armas de la Plaza.

De 1915 a 1917 fue jefe en diferentes periodos de las guarniciones de Tampico Alto, Pánuco, Paso del Macho, Huatusco, Cosamaloapan  y Tierra Blanca. En 1915 alcanzó el grado de Teniente Coronel. En lo civil presido la Junta de Administración de Huatusco en septiembre (1916) fue elegido diputado propietario y formó parte activa del Segundo Congreso Constitucional de Querétaro en cuya Carta Magna aparece su firma. Murió en el puerto de Veracruz en Noviembre 10 de 1934.

lunes, 8 de febrero de 2021

Escuela Cantonal Primaria “Miguel Lerdo de Tejada”

LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA EN TUXPAN
 ORIGEN DE LA ESCUELA CANTONAL DE INSTRUCCIÓN PRIMARIA 
“MIGUEL LERDO DE TEJADA” AÑO DE 1886

Por: Salvador Hernández García
Cronista de la Ciudad

En el año de 1826. Tuxpan para efectos de estadística geográfica solamente contaba con un simple Villorio del naciente Estado de Puebla, pero no obstante tal condición y como consecuencia de encontrarse bloqueado el Puerto de Veracruz, fue habilitado como Puerto de Altura.

Este hecho por coincidencia marcó el inicio de la Instrucción Pública en ésta Comunidad. Ya que en ese mismo año, el General Miguel Barragán, destacado Masón del Rito Escocés y a la sazón Gobernador del Estado de Veracruz dispuso el establecimiento en Tuxpan de la Sociedad Lancasteriana, rama ésta de la Masonería cuyo propósito era la fundación de escuelas de Enseñanza Primaria Elemental por cooperación.

Sobre éste hecho se hace necesario reiterar que por aquella época Tuxpan pertenecía al Estado de Puebla, pero por razones de ubicación geográfica de vecindad, sostenía un fluido comercio marítimo con el Puerto de Veracruz, y en consecuencia tenía un mayor contacto e identificación con el Puerto de Veracruz que con la propia Ciudad Capital de Puebla.

En su obra “Noticias Estadísticas del Departamento de Tuxpan”, escrita en el año de 1848, su autor el Sr. Eduardo Fagés, sobre el tema de la Instrucción Pública menciona lo siguiente.
La Enseñanza Pública en éstos Pueblos se haya muy descuidada y respectivamente más que en otros del Estado, de aquí proviene que las familias acomodadas y aún aquellas que sólo tienen un modo mediano de subsistir, hacen sacrificios para enviar a sus hijos a puntos distantes en que puedan adquirir alguna instrucción, pero la clase pobre permanece sumida en las más escasa ignorancia. El resto de la población que habita en las rancherías se encuentra en un Estado casi de barbarie”.
De acuerdo con un censo de la época consignado por el citado Señor Fagés en el año de 1849 el ya conformado Partido de Tuxpan estaba integrado por las Municipalidades de Tuxpan como cabecera, y Tamiahua, Temapache y Amatlán. Contaba con una población en conjunto de 17,081 habitantes, pero en tan extensa región sólo existían 9 escuelas que SID. Además de malas por no tener los libros necesarios, ni estar uniformadas en la enseñanza son insuficientes por el crecido número de jóvenes que existen.

Por lo que se refiere a la Municipalidad de Tuxpan, contaba ésta incluyendo a los vecinos de la Villa, con 4,068 habitantes dispersos en sus diez rancherías que eran Cabellos Blancos (Santiago de la Peña), El Ojite, Juana Moza, Juan Lucas, La Laja, El Zapotal, El Higueral, el Palmar, Cazones y la Barra.

Los 2,567 vecinos de la Villa, se avecindaban en 561 casas 494 de embarrado y zacate, 31 de embarrado y teja y 36 de piedra y teja agrupadas en 5 manzanas. De los citados 4,068 habitantes de la municipalidad. 762 eran menores de 18 años y sobre un potencial de 602 jóvenes en edad escolar de ambos sexos, solamente 80 de ellos, todos varones, acudían a recibir los rudimentos de la Enseñanza, corriendo su instrucción a cargo de un solo preceptor que en su caso hacía lo que buenamente podía en locales improvisados, inapropiados y sin domicilio fijo.

Ocurrió que años después un grupo de 583 vecinos encabezados por el Sr. Ignacio Toledano, formalizó la compra-venta de las Haciendas “Asunción” y “Santiago de la Peña” mediante el finiquito de la cantidad de $14,580 y en ese mismo año 1853 en que tuvo lugar éste suceso histórico, mediante un Decreto expedido por el entonces Presidente de la República, General Antonio López de Santa Anna, Tuxpan, junto con todos los Pueblos de su comprensión quedó segregado de Puebla para pasar a formar pate del Estado de Veracruz.

Este importante hecho desde luego que indudablemente influyó decisivamente para que hubiera mayor preocupación por parte del Gobierno del Estado de Veracruz y demás autoridades correspondientes, para fomentar, promover y regularizar la enseñanza pública en los ya para entonces existentes 4 Cantones que habían sido constituidos en el Territorio Norte de la Entidad Veracruzana. ( Tuxpan, Chicontepec, Tantoyuca y Ozuluama) pues siendo Gobernador de Veracruz, Don Francisco Landero y Coss, mediante el Decreto Número 95 de Noviembre 7 de 1874, dispuso que el 5% del Fondo Municipal de Tuxpan fuera destinado para el sostenimiento del Colegio Preparatorio de Tantoyuca. Por esa fecha el vecindario de Tuxpan, encabezado por el Presidente Municipal de la Villa, Sr. José G. Sedano, tomó la iniciativa de establecer en el lugar una Escuela de Instrucción Primaria debidamente constituida que tuviera carácter de permanente.

Un año después, el 5 de Julio de 1875, el mismo Gobernador Veracruzano Landero y Coss, expidió un Decreto al siguiente tenor: 

“Artículo Primero.- Se autoriza al Ayuntamiento de Tuxpan para que con destino a la Instrucción Pública de dicho Municipio, cobre el impuesto de 25 centavos por cada bulto de 8 arrobas que contenga ropa, mercancía, cristalería, drogas y medicinas, y el 12 y ½ centavos que con el mismo peso contengan ferretería, abarrotes y cuales quiera otros efectos que se introduzcan al mismo para consumirse en él”.

Posteriormente, el día 4 de Julio de 1881, a través de la H. Legislatura del Estado de Veracruz, se expidió un Decreto que decía lo siguiente en su Artículo Primero.- “La Villa de Tuxpan queda elevada a la categoría de Ciudad, desde la promulgación de éste Decreto”.
Ese mismo año, en Noviembre 28, la H. Legislatura del Estado mediante la expedición del Decreto Número 106 relativo a Tuxpan, creó un impuesto sobre las fábricas de aguardiente, mesas expendedoras y cantinas ambulantes “que se establezcan en los parajes públicos”.

El Artículo Primero decía lo siguiente:

“Para el sostenimiento de la Instrucción Pública Primaria en el Municipio de Tuxpan, se autoriza a su Ayuntamiento para que cobre un impuesto de 4 43ales a 2 pesos mensuales, según la importancia y las que tengan ese carácter de permanente sin perjuicio de los expresados derechos Municipales, satisfagan el impuesto de uno a dos reales cada vez que se establezcan y según también la importancia de ellos”.
Existiendo esas condiciones y siendo Alcalde por tercera ocasión el Sr. José G. Sedano, en el año de 1886, por mandato del Gobierno del Estado de Veracruz, se establece en Tuxpan con todas las formalidades de Ley. La Escuela Cantonal de Instrucción Primaria Elemental Miguel Lerdo de Tejada, iniciando sus actividades provisionalmente en una sólida construcción de piedra, cal y canto ubicada en la esquina formada por las antiguas calles de Iturbide y Correo Viejo, hoy en día conocidas por sus respectivos nombres de Benito Juárez y Teniente José Azueta, quedando integrado su personal docente en la siguiente forma: Director, maestro Benito Barriobero, Profesores Auxiliares, Señores Antonio Alvarado, Rafael Vargas y Alberto Bello.

A principios del año de 1891, el maestro Benito Barriobero pasó a ejercer su ministerio a la Ciudad de Minatitlán y entrega la Dirección del Plantel al maestro Graciano Valenzuela previamente a ello en el año de 1890 se integra al personal docente de la Escuela Lerdo de Tejada, uno de los 26 alumnos egresados del Primer Curso Normal para Maestros. Su nombre fue José L. Garizurieta, Pepe Gari, como cariñosamente se le llamó a fines del año de 1892 pasó a ocupar la Dirección de la Escuela, iniciándose así la más fecunda etapa de la Educación Primaria en la Historia de Tuxpan, misma que se desarrolló y prolongó por espacio de 26 años, hasta el sensible deceso del ameritado educador y pedagogo, hecho ocurrido el 18 de Agosto de 1918.

Hasta el año de 1903 funcionó dicho Plantel en la Zona donde se ubicaban las llamadas Casas Consistoriales, en una especie de nosocomio que al pasar a establecerse al recién inaugurado Hospital “Benito Juárez”, dio lugar a una serie de reacomodos para las oficinas públicas, quedando destinado el espacio que dicho nosocomio ocupaba para que ahí funcionara la Escuela Cantonal de Instrucción Primaria Elemental “Miguel Lerdo de Tejada”, prolongándose su estancia en tal lugar hasta principios de la segunda década del pasado Siglo XX, ya que en plena época revolucionaria pasó a ubicarse en el número 10 de la calle Genarto Rodríguez, asiento de un adusto galerón originalmente construido con el propósito de albergar en su interior al Hospital Civil Regional.

A título de referencia resulta oportuno añadir que las llamadas “Casas Consistoriales” que por aquella época albergaban la Presidencia Municipal, los Juzgados, la Cárcel y un viejo Mercado, tenían su asiento en donde hoy en día se ubica el Palacio Municipal y la Plaza Cívica. Tales construcciones desaparecieron en el pavoroso incendio ocurrido en el año de 1948.

En un esbozo monográfico de la Escuela mencionada realizado en su época por el ameritado maestro Don Ramón H. Álvarez, lamentablemente perdido en la inundación de 1955, y parcialmente reconstruido (Noviembre 1965) posteriormente por el profesor Ángel Saqui del Ángel, se consigna que en el año de 1903, egresaron del multicitado Plantel los siguientes alumnos:

* José Basáñez,
* Miguel T. Ferrando, 
* Gerardo Echeverría,
* Adalberto Blasco,
* Francisco T. Ferrando,
* José Morales García,
* Miguel Garamendi, 
* Antonio Azuara, 
* Federico Casados,
* Alfredo Méndez,
* José Arredondo,
* Librado Reyes Galindo,
* José Pardenilla, 
* Lucas López y
* Chato Garizurieta.
De igual forma se consignan que en el año de 1905 egresaron los alumnos:

* Raúl Núñez,
* Marino Osorio, 
* Soledad Estévez,
* Catalina de la Huerta,
* José C. Cadena,
* Saúl Villegas,
* Herminio P. Leal,
* José Garizurieta E.
* Ramiro Rangel, 
* Roberto Cadena y varios más.

Manuel C. Tello llegó por primera vez a la Región huasteca, concretamente a Tepetzintla por el año de 1905, lugar donde permaneció por espacio de 5 años, pasando en 1910 a Chontla, lugar que dejó en 1911 para establecerse en Tuxpan a partir del 4 de Octubre de 1911, en donde pasa a ocupar la plaza de Sub-Director de la Escuela “Miguel Lerdo de Tejada” hasta el día 15 de Abril de 1912, posteriormente nombrado Director de esa Escuela.

A partir de entonces y hasta la mitad del pasado Siglo XX se sucedieron en la Dirección del Mencionado Plantel, maestros tales como Francisco Rosas Tenorio, Tomás Gallegos Viñas, Antonio Ramírez Jonguitud y otros ameritados maestros de ambos géneros que lograron conservar el prestigio de la gloriosa Escuela Miguel Lerdo de Tejada. De sus aulas egresaron¬  - entre otros – los alumnos Enrique Rodríguez Cano, Jesús Reyes Heroles, Manuel Maples Arce, José y Julián Adem Chahín , Leonardo Silva Espinosa, Fausto Vega Santander, Germán Fernández Gamundi, Pedro Zapata Vázquez, César Garizurieta Ehrenzweig, Magda Mabarak Pancardo, Victoria Adato Green y numerosos alumnos más quienes en el devenir del tiempo llegaron a destacarse en el panorama Nacional.

El 24 de Abril del año de 1954, a iniciativa de quien fuera uno de sus más distinguidos exalumnos, Enrique Rodríguez Cano, se constituyó el Patronato Pro Construcción del Nuevo Edificio de la Escuela “Miguel Lerdo de Tejada”, quedando integrado el mismo de la siguiente manera: Presidente, Jaime J. Merino; Secretario, Prof. Antonio Ramírez Jonguitud, Tesorero, Dr. Antonio E. Florencia; Director Técnico, Prof. Francisco Rosas Tenorio, Jefe de Compras, Prof. Vitelio Ruiz Gómez, Comisión de Propaganda, Prof. Ángel Saqui del Ángel, Vocales, Dr. Leonardo Silva Espinosa, Carlos Lorenzo Fernández, Manuel Salas Castelán, Telésforo Reyes Chargoy, Francisco P. Deschamps, Leovigildo Bello Santana, José J. Elías, Agripino Zumaya, Álvaro Lorenzo Fernández, Hilario Campos, Ing. Alfonso Zamora Cardenete y Señoritas María del Carmen Maraboto y Guillermina Patiño.

Los trabajos correspondientes se iniciaron el día 2 de Agosto del mismo año de 1954, sobre un terreno ubicado en la esquina que forman las calles Genaro Rodríguez y Mutualismo, el cual fuera asiento antiguo de la “Liga de Comunidades Agrarias”, y que para los efectos del caso fuera permutado por ésta organización campesina y las Autoridades correspondientes, a cambio del viejo edificio que hasta entonces albergara a la Oficina de Rentas del Estado.

La construcción del edificio progresó al ritmo que permitieron las condiciones económicas provenientes de los fondos que se allegó el citado Patronato, pero a principios del año de 1955, en una visita que realizó a Tuxpan el por aquel entonces Presidente de la República, Don Adolfo Ruiz Cortines, en compañía de su Secretario, Señor Don Enrique Rodríguez Cano, tras de visitar el avance de las obras correspondientes y manifestar su complacencia por el estado de las mismas, dispuso una partida especial para apoyar al Patronato y darle cima al proyecto.

El 7 de Julio de 1955 marcó una fecha infausta en la historia de Tuxpan, Ese día falleció en la ciudad de México a los 43 años de edad. Don Enrique Rodríguez Cano, quien desgraciadamente no pudo ver realizado uno de sus más caros anhelos. La construcción definitiva del Edificio que albergaría a su Alma Mater, La Escuela “Miguel Lerdo de Tejada”.

Éste hecho representó por otra parte un rudo golpe para el citado proyecto, pues la obra se paralizó durante cierto tiempo, a inicios de 1956, empero, el Ing. Jaime J. Merino, tomando en consideración el deseo de Don Enrique Rodríguez Cano y del Pueblo de Tuxpan, en un acto de nobleza que le enaltece y cuyo agradecimiento nunca le fue reconocido debidamente, con un alto sentido de responsabilidad, apeló a todos los recursos a su alcance para proseguir los trabajos hasta su conclusión definitiva.

En la placa correspondiente que fuera develada en la ceremonia de inauguración se expresa lo siguiente:

A INICIATIVA DEL SR. DON ENRIQUE RODRÍGUEZ CANO Y DURANTE EL PERIODO PRESIDENCIAL DEL SR. DON ADOLFO RUIZ CORTÍNEZ, FUE CONSTRUIDO CON LA APORTACIÓN DE PETRÓLEOS MEXICANOS Y VARIOS EX ALUMNOS, ESTE NUEVO EDIFICIO PARA LA ESCUELA “MIGUEL LERDO DE TEJADA”, DIRECTOR DE PEMEX. DON ANTONIO J. BERMÚDEZ, CONSTRUCTOR,. ING. JAIME J. MERINO; PROYECTO ING. FRANCISCO RODRÍGUEZ CANO, TUXPAN, DE R. CANO, VER., AÑO DE 1956.
Por otra parte resultaría incompleto éste trabajo si no se consignara en sus textos, algunos de los maestros que durante su tránsito por la Escuela Miguel Lerdo de Tejada dejaron plasmada su huella en las Aulas de dicho Plantel. Vaya para ellos el recuerdo agradecido y sincero de las numerosas generaciones egresadas de dicho Plantel Educativo en el transcurso de sus 130 años de existencia y ellos fueron:

MAESTROS: 

BENITO BARRIOBERO, 
ANTONIO ALVARADO, 
RAFAÉL VARGAS,
ALBERTO TELLO,
JOSÉ L. GARIZURIETA,
GRACIANO VALENZUELA,
MANUEL C. TELLO, 
EZEQUIEL ORTEGA, 
FILIBERTO ROMÁN LIMA,
MARCIANO DIAZ,
FRANCISCO ROSAS TENORIO,
TOMÁS GALLEGOS VIÑAS,
JUAN GARCÍA,
ANTONIO RIVERA,
ELPIDIO VEGA,
VITELIO RUIZ GÓMEZ
TOMÁS GALINDO,
ÁNGEL SAQUI DEL ÁNGEL,
ANTONIO RAMÍREZ JONGUITUD,
FLORA PACHECO VD. DE SILVA,
MARÍA ARMAS,
IDOLINA RANGEL AZUARA,
EUFRASIO ZAMORA CASADOS,
ROSALINO BLANCO MARTÍNEZ,
FEDERICO VIDAL,
MANUEL ZUMAYA HERRERA,
DAVID LARRAÑAGA,
JESÚS M. CARENA,
LUZ MA. BLANCO MARTÍNEZ,
EMILIO DELFÍN,
CAROLINA BARRA GARCÍA,
FRANCISCO ZENIL,
PAULINA HERRERA JUÁREZ,
MARCELINO REYES,
PETRA LARA DEL VALLE,
ANSELMA DEL VALLE, 
ALMA PONCE,
HIPÓLITO VALDEZ,
CONCEPCIÓN ÁLVAREZ,
RAFAEL LEGARRA,
SAMUEL ROBLES,
ELOÍNA MARANTO MELO,
DOMITILA LORENZO,
RAÚL CRESPO, 
PLATÓN ZUMAYA,
JULIO SEGURA,
GASTÓN ZENTENO, 
ADELAIDO MUÑOZ
SÓSTENES GONZÁLEZ,
MIGUEL PÉREZ MORÁN
HERMENEGILDO HERNÁNDEZ,
JOSÉ RANGEL,
ADALBERTO ROSAS CASADOS,
EZEQUIEL ORTEGA

Y muchos pero muchos más ameritados maestros que de momento lamento no recordar sus nombres.

Estos breves apuntes elaborados a grandes rasgos y a vuela máquina, mediante los cuales el suscrito ha intentado destacar los trazos monográficos más notables de los inicios de la Instrucción pública en Tuxpan, han sido destacados con el propósito de honrar la memoria de mi Alma Mater, La Escuela Cantonal de Instrucción Primaria Elemental Miguel Lerdo de Tejada en su 132 Aniversario de su fundación.

martes, 2 de febrero de 2021

Apuntes sobre la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Por: Salvador Hernández García 
Cronista de la Ciudad

La Ley de Leyes de México que los Diputados Constituyentes redactaron y promulgaron en el año de 1917, fue el compendio de las experiencias adquiridas por aquellos esforzados luchadores sociales sobrevivientes del movimiento armado de 1910, cuyos anhelos de reivindicación y de igualdad social de todos los mexicanos tuvieron como fuente de inspiración los ideales de José María Morelos y Pavón, pronunciados en un siglo antes en el sentido de que:
LAS BUENAS LEYES SON SUPERIORES A TODO HOMBRE, Y LAS QUE DICTE NUESTRO CONGRESO DEBEN DE SER TALES QUE OBLIGUEN A CONSTANCIA Y PATRIOTISMO, QUE MODEREN LA OPULENSIA Y LA INDIGENCIA, Y DE TAL SUERTE SE AUMENTE EL JORNAL DEL POBRE, QUE MEJORE SUS COSTUMBRES Y QUE LO ALEJE DE LA IGNORANCIA, LA RAPIÑA Y EL HURTO.
En la Constitución Mexicana que es una nuestra Ley fundamental, desembocan todas las tradiciones políticas positivas de nuestra nacionalidad, y en sus artículos se pueden percibir, lo mismo el mensaje de Morelos recogido en él Decreto Constitucional de Apatzingan-Los Sentimientos de la Nación-Afirmando que la soberanía solo radica en el pueblo, así como también se puede encontrar el andamiaje orgánico que Miguel Ramos Arizpe y los legisladores de 1824 estructuraron para dar forma al Estado Mexicano como una República Representativa, Popular y Federal, según los moldes del acta constitutiva; destacan también las disposiciones del recio Liberalismo de los hombres de la Reforma que redactaron la Constitución de 1857 y después la enriquecieron para que incluyera junto a los derechos de la persona humana la libertad de creencias, ideologías políticas y la supremacía de la potestad civil. 

En su caso la constitución de 1917 fue la Alborada de un nuevo derecho. Extendió su manto tutelar a estructuras del campo social y económico nunca antes cobijadas en el mundo por normas de tan alta jerarquía. Tuvo la virtud de ser síntesis fiel de los ideales del Pueblo Mexicano,  y expresarlas como normas de gobierno y de conducta general. 

La obra de Carranza y de los Constituyentes de Querétaro marcó el despertar del México Moderno, y el pueblo encontró en nuestra CARTA MAGNA una fiel interpretación de sus anhelos, una certera respuesta a sus demandas y un instrumento efectivo para dar satisfacción a sus seculares necesidades. 

Nuestra Constitución fue hecha fundamentalmente por hombres del pueblo, por luchadores sociales que interpretaron los anhelos de los mexicanos, aquellos que habían forjado el movimiento armado reivindicador y lo tradujeron en preceptos de conducta social entre iguales. Muchos otros eran hombres ligados a los problemas del campo, modestos obreros o ardorosos revolucionarios, pero a pesar de no haber sido técnicos en la disciplina jurídica fueron ellos los que aportaron las luces más brillantes para que nuestra Constitución comprendiera todas esas normas inusitadas para su tiempo, que aseguraron el progreso social y el ímpetu constructivo del México Moderno. 

Lamentable hay sin embargo en el presente, mexicanos que ni siquiera han tenido a la vista un ejemplar de nuestra Carta Magna. Otros apenas si han ojeado sus paginas y por supuesto hay sin duda quienes la han leído completa, empero hace falta que todos los Mexicanos la conozcamos para saber lo que es y lo que significan sus disposiciones, y si no conocemos nuestros fines comunes e ignoramos los medios que constitucionalmente tenemos a nuestro alcance para lograrlos… ¿de qué manera podemos unir nuestros esfuerzos para crear dentro de un marco de derecho un País más justo y equitativo para todos los Mexicanos?. Para construir una casa se requiere un plano, un proyecto. Para transformar un país que en la práctica viene siendo la casa de todos sus habitantes, obviamente que también se requiere de un proyecto de Nación. 

De tal suerte que la constitución de 1917 es, entre otras cosas un proyecto del país que quisiéramos  y debemos construir en representación de las grandes mayorías de nuestro Pueblo. Ese proyecto, naturalmente ha ido cambiando y mejorando en varios aspectos, según lo viene exigiendo las nuevas necesidades y aspiraciones de esas mayorías, y ese proyecto de nación debe de recoger los acuerdos a los que hemos llegado a través de los años NUEVA SOCIEDAD que decíamos construir y sobre las normas que han de regular nuestra convivencia, y cuando sucede como en este caso que este proyecto expresa verdaderamente los deseos del  PUEBLO MEXICANO, de construir un país mejor para todos los Mexicanos, es cuando esos ideales y propósitos deben de unirnos para lograr una mejor Nación. 

Ser Mexicanos es algo más, mucho más que haber nacido en México, en esta tierra nuestra; ser Mexicano es conocer y participar en las aspiraciones y fines comunes y defender las conquistas que nos permita seguir siendo una Nación democrática libre e independiente; ser Mexicano es conocer nuestros derechos y obligaciones como individuo surgido del pueblo y por supuesto ejercerlos. Debemos de tener conciencia que así sea transitoriamente y en la modesta medida y proporción de cada uno de nosotros todos en colectivo formamos parte de la historia y, por lo tanto, para ser mas consientes de nuestra nacionalidad, debemos de conocer nuestra constitución. 

No podrá decirse que conoce a México quien desconoce lo que es su Constitución. Todos los Mexicanos la vivimos cotidianamente, nos beneficiamos de ella, disfrutamos en lo individual y en lo colectivo de las libertades que garantizan el orden público que la hace posible y participamos, gracias a ella con igualdad en la vida social, económica y política del País. 

México es lo que es su Constitución, porque esta representa la síntesis de sus luchas ancestrales, la vinculación final de sus esfuerzos, podemos debemos de penetrar en la esencia de sus preceptos, desentrañando sus raíces, redescubriendo sus propósitos y cumpliendo cabalmente sus mandatos. 

Y debemos de tomar en cuenta que si poseemos las garantías de estudiar, trabajar, expresarnos, criticar al Gobierno, reunirnos, transitar, residir, ser juzgados con apego a la ley; si tenemos el recurso en el juicio de amparo una tutela ante cualquier abuso o desviación del poder; si estamos en actitud de elegir libremente a nuestros gobernantes y representantes populares;  si podemos beneficiarnos de los frutos de nuestra inversión o nuestro trabajo; si nos encontramos protegidos por Instituciones de seguridad social y auxilio asistencial y si en resumen, gozamos de un amplio régimen de libertades, debemos de reconocer que todo esto se lo debemos a la rebeldía histórica del Pueblo de México que supo obtenerlo con sacrificio y que quienes participaron en el movimiento armado reivindicador, cuya lucha fue por ideales y anhelos comunes que supieron consagrar esas conquistas en la Constitución, y que para lograr sus objetivos originales, por los cuales murieron un millón de Mexicanos, debemos de estudiar y profundizar con tenacidad para penetrar en la esencia de la doctrina de la Constitución, desentrañar sus raíces, redescubrir sus propósitos y cumplir con sus preceptos.

A las nuevas generaciones corresponde, más que a nadie, el deber de prepararse con conciencia para realizar una obra en verdad creadora. Han recibido un país transformado por la evolución resultante de una revolución triunfante, que es dinámica y que no está dispuesta a desviarse. Las generaciones del presente están obligadas a serle fieles a las generaciones sucedáneas sin dejar de serle fieles a la patria, sustentados en los preceptos de una Constitución que todos estamos obligados a conocer a efectos de aplicar sus preceptos de forma integral. 

Así lo exige la Patria por la salud del México Moderno. 








lunes, 7 de diciembre de 2020

lunes, 30 de noviembre de 2020

¡Bienvenidos!

Este es un sitio web de carácter informativo, donde el Cronista de la Ciudad y Puerto de Tuxpan de Rodríguez Cano, Veracruz, realiza publicaciones sobre sus distintas actividades, así como las del Consejo de la Crónica Municipal, además de abordar diversos temas de interés general, particularmente sobre los orígenes de Tuxpan, aunado a los artículos de opinión y colaboraciones que contribuyen a preservar y engrandecer el acervo cultural e histórico de Tuxpan, así como difundirlo y arraigarlo entre las nuevas generaciones.

Fotos del Recuerdo

Aquellos tiempos del Chalán que cruzaba el río Tuxpan.